La Europa de los rubios y su extensión

1

En la mente de un mediterráneo, un alemán o un holandés, por no hablar de un sueco o noruego, es rubio. Para los del sur de Europa, ir al norte es adentrarnos en una tierra donde todos, o al menos la gran mayoría, tienen cabellos de oro.

Cuando hay una persona rubia con ojos claros entre nosotros, no dudamos en ponerle el mote de alemán o sueco, como si sus características físicas fueran exclusivas de esas latitudes.

Hinchas suecos en el mundial de fútbol de 2006

Pero el hecho es que viven entre nosotros. Que todos conozcamos a alguien a quien llaman el alemán, aunque tenga acento de Móstoles, indica que no son tan raros. Y la situación en  los países que consideramos rubios puede parecernos sorprendente.

Los datos confirman que la mayoría de la población de Alemania no es rubia (son castaños o morenos). Tendemos siempre a formar prototipos físicos basados en tópicos que normalmente no coinciden con la realidad.

Hace poco se descubrió un habitante prehistórico de las islas británicas. Con algunas investigaciones se descubrió que no solo era moreno, sino que además tenía la piel más oscura de lo que se esperaría para esas latitudes. El hallazgo dio mucho que hablar en el Reino Unido.

El origen de los rubios

Durante un tiempo se creyó, sobre todo entre los círculos nacionalistas de los países germánicos a principios del siglo XIX, que los indoeuropeos eran rubios. Estos fueron los invasores de tantos sitios que trajeron las lenguas que hablamos ahora casi todos los europeos, iraníes, indios y muchos habitantes de Oriente próximo.

Hoy día nadie lo cree. Eran, casi con total seguridad, morenos. Aparte, tenemos que entender cómo funcionan la mayoría de invasiones, al menos en Europa. Los conquistadores llegan, normalmente, en un número muy reducido. Suelen asentarse en los puestos de poder y mezclarse con la clase alta que existía antes de su llegada.

Origen y expansión indoeuropea

Las invasiones no suelen cambiar el físico de los vencidos de manera significativa (como he dicho, en Europa. Algunas zonas de América podrían ser una excepción, así como algunas de Sudáfrica, Australia o el Pacífico).

Hay quien afirma, de hecho, que hoy día seguimos teniendo los mismos rasgos que los habitantes de nuestros lugares de origen de hace miles de años (aunque más saludables y altos).

¿Por qué surgieron los rubios?

La piel clara y el cabello rubio, rasgos asociados, en Europa, al norte, son ventajosas para la absorción de la luz del sol, que aporta vitamina D y previene del raquitismo. La mutación surgió, así, en el norte del continente, donde las horas y la fuerza del sol eran escasas. Se ha conseguido datar el fenómeno sobre el año 11 000 AC.

Paisaje costero escandinavo.

La zona de origen fue el centro de la península escandinava, las actuales Noruega y Suecia centrales. Desde esa zona, habitada en aquellos tiempos por un escaso número de personas, se expandió.

Esta expansión se explica por selección sexual. Parece ser que los hombres y mujeres rubios, más especiales, llamaban más la atención a los demás, por lo que eran más atractivos y tenían ventaja para aparearse.

La expansión de los rubios fuera de Escandinavia

Por lo tanto, desde aquí, es fácil dar una respuesta a los rubios del resto de zonas. Todos ellos provienen de algún ancestro nórdico. De hecho, actualmente, después de tantas migraciones y mezclas, la población europea rubia se distribuye de más a menos en círculos concéntricos con un núcleo en el centro de Escandinavia y Finlandia.

Parece que la mayor oleada de rubios al sur de Europa fueron las invasiones bárbaras del Imperio romano, aunque eso no quiere decir que estos no existieran allí antes.

Durante el Imperio hubo una mezcla racial impresionante, fue una época de gran movilidad humana. Además, antes de Roma, en España, Portugal, Turquía, los Balcanes o Italia, por ejemplo, había población celta, en la que está constatada el cabello claro.

Distribución del pelo rubio en Europa. Marrón más oscuro, menos del 1%; marrón, del 1% al 19%, marrón claro, del 20% al 50%; naranja, del 51% al 80% y, amarillo, más del 80%.

La distribución de los rubios en Europa

Si vemos el mapa del pelo claro en Europa, observamos que los morenos son dominantes en la península ibérica, casi toda Francia excepto las zonas más cercanas al mundo germánico o celta, Italia y una línea que va hacia el norte desde Albania hasta Rumanía.

La cantidad aumenta en el noroeste de la península, noreste de Italia, la mitad norte de Serbia y el noroeste de Rumanía.

Prácticamente todo el continente europeo tiene mayor cantidad de castaños o morenos que de rubios, aunque en diferente proporción. Hay que tener en cuenta que los propios grupos en que se divide el mapa pueden ser muy diferentes entre sí. Por ejemplo, están en el mismo sector zonas donde dos de cada diez personas son rubias y otras donde casi cinco de cada diez lo son.

Es decir, no hay la misma cantidad de rubios en Galicia o Asturias, España, que en Alemania. De hecho, las dos comunidades autónomas están en el límite del grupo, con una proporción que supera el 20 pero no llega al 21%.

Solo Islandia, la costa de Polonia, los países bálticos, el centro de Gran Bretaña, Dinamarca, sur y norte de Escandinavia y Finlandia tienen mayoría de rubios. Y, para terminar, solo el centro de Suecia, Noruega y Finlandia tienen dominio abrumador de rubios.

Los rubios en el resto del mundo

Para terminar, no solo en Europa se originaron rubios. Hay negros rubios, como los aborígenes australianos, aunque parece que es una característica asociada a la edad, ya que la mayoría pierde el color cuando alcanza la madurez (pero no todos). Se ha indicado que es, para los adultos, más común entre las mujeres.

Niña negra con pelo claro de Vanuatu, en el Pacífico

Hay baja frecuencia de rubios en Asia central, aunque no se sabe si en este caso sí fue por migraciones europeas.

Artículo anteriorUn repaso a la multiplicidad de las hablas andaluzas
Avatar
Bernardo estudió Filología Románica en la Universidad de Salamanca. Después cursó el máster de Español como Segunda Lengua en la Universidad Complutense de Madrid. Tras un año en Madrid haciendo diferentes trabajos, voló hasta Singapur para dar clases de español durante un año. Volvió a Madrid y dio clases en una academia de español para extranjeros y ahora es traductor y community manager para una empresa de bicicletas de prestigio internacional. Aunque estudió filología por pura vocación, sus intereses siempre han abarcado todas las humanidades, sobre todo la historia, el arte, la geografía o la filosofía.

1 COMENTARIO

  1. De hecho los esquimales, los inuit, no son rubios ni altos sino todo lo contrario y es que el cuerpo humano se adapta a las leyes físicas: los esquimales son más bien gorditos y redonditos porque la forma esférica guarda más el calor; versus los kun sam del Kalajari son altos y delgados porque el cilindro se enfría antes que la esfera. En cuanto al color los esquimales o inuit son morenos principalmente porque comen mucho pescado (hígado de bacalao) rico en omega 3 y vitamina D; en cuanto a los pueblos australes la piel morena es debido a la melanina para protegerse de la incidencia del sol sobre la piel.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.