El 22 de junio de 2015, en Colorado, Estados Unidos, un adolescente murió infectado por la peste bubónica. Se cree que le picó una pulga. En abril de 2019, un avión se mantuvo en cuarentena en el aeropuerto de Ulán Bator, Mongolia, porque un matrimonio estaba infectado por la misma enfermedad. Los dos fallecieron.

La peste negra llegó para quedarse y, de hecho, ha aumentado su territorio de acción a todo el planeta desde la Edad Media. La mayor pandemia de la historia (dependiendo de los cálculos puede estar entre la primera y la cuarta) afectó al norte de África, toda Asia y toda Europa, salvo algunos enclaves que se libraron en mayor o menor medida.

A día de hoy, la peste negra, la peste bubónica o la muerte negra está por todas partes. De todas formas, no hay que alarmarse: se cura en el 85% de los casos.

No se sabe con certeza dónde empezó la enfermedad ni cómo llegó a Europa, aunque la teoría más aceptada señala al centro de Asia. Pudo desarrollarse al norte de la India, en las famosas estepas del centro del continente y el desierto de Gobi. Allí, los mongoles la habrían llevado consigo por todas sus conquistas: China primero, India, Oriente Medio, Rusia y de ahí a Europa.

La llegada de la peste negra a Europa

En Crimea había una colonia genovesa, Caffa, de donde los habitantes huyeron en barco cuando llegaron los mongoles. En esa huida llevaron consigo la peste, que alcanzó el puerto de la ciudad italiana en 1347. Algunos barcos llegaron a la costa de Venecia o Sicilia portando solo cadáveres. Desde Italia se expandió con una velocidad pasmosa al resto de Europa.

Una de las cronologías propuestas para la expansión de la peste en Europa (Wikipedia, Roger Zenner)

Por occidente, las primeras infecciones fueron en Francia, luego España, luego Inglaterra. Hacia el norte corrió por Hungría, Alemania y la península escandinava hasta llegar a Rusia.

Mortalidad a causa de la peste negra en cifras

Las estimaciones son desoladoras: Inglaterra y Gales pasaron de tener 4,5 millones de población a 2,2; Francia pasó de los 17,5 millones a menos de 10, la península italiana, de 12,5 millones a 750.000 habitantes, Dinamarca, de 1,5 millones a 750.000, Noruega, de 500.000 a 250.000, y los tres reinos que ahora son España pasaron de un total de algo más de 6 millones de población a 4,6 millones.

La enfermedad se cebó con toda la población, sin distinguir clases sociales, como demuestra el hecho de que muchos reyes y reinas perecieron, según las teorías más certeras, por su causa.

Una posible expansión más detallada y con Asia Menor incluida (Wikipedia, Flappiefh)

Origen biológico de la peste negra

Tampoco está claro qué originó la enfermedad. Primero se culpó a los judíos y, de hecho, fue la peste la culpable de que años más tarde acabaran siendo expulsados de muchos países de Europa, además de toda la ola de violencia que se cernió sobre ellos por parte de una población que necesitaba encontrar un culpable. Alguien tenía que pagar.

Con el tiempo se pasó de los judíos a las ratas. Más tarde se pensó que no eran las ratas, sino las pulgas que venían con ellas. Esta es la teoría que sigue estudiándose hoy. Sin embargo, recientes estudios de la Universidad de Oslo y de Ferrara han abierto otras dos posibilidades.

La primera es que no fueran las ratas, sino otro mamífero similar llamado gerbillo. La segunda, que fueran los propios piojos de las personas y sus ropas. La falta de higiene de la época favorecería enormemente la difusión de la peste.

Consecuencias de la peste negra

La peste acabó con más de un tercio de la población europea que se suma un total de 100 millones en todas las zonas en que afectó (se libraron América, el África subsahariana y Oceanía), lo que suponía un 20% de la población de la época. Por poner un ejemplo, en la ciudad de Florencia, una de las más castigadas, solo sobrevivió una quinta parte de los habitantes.

Además del odio que hizo crecer contra la comunidad judía, quizá la consecuencia más importante de la peste fue la parálisis que produjo en la floreciente cultura europea de la Baja Edad Media. Hay quien asegura que, de no haber sido por ella, el Renacimiento se hubiera adelantado un siglo.

6 COMENTARIOS

  1. No conocía detalles sobre la peste negra, solo sus consecuencias en la Europa medieval, así que muchas gracias por este interesante aporte. Actualmente no se comentan casos de bubónica en el mundo aunque estoy segura de que los habrá. Un saludo y esperemos que no vuelva a ser pandemia.

  2. Excelente trabajo. Una sugerencia…Hubiese sido de mucha utilidad explicar cómo se manifestaba la peste bubónica en las personas, qué les pasaba a los enfermos, para entender la gravedad, pestilencia y rapidez del mal. Felicitaciones. Saludos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.