El continuo dialectal: cuando las lenguas se tocan

5

Para que nazca una lengua hace falta un relativo aislamiento. Si una modalidad lingüística no está aislada de las demás, no podrá desgajarse como idioma independiente debido a las influencias recíprocas. Este aislamiento, normalmente, se da en zonas pequeñas.

Podemos imaginar áreas montañosas, donde el paso de un valle a otro sea complicado y poca gente lo haga cada mucho tiempo. O, también, una zona, más amplia, quizá desértica, donde apenas haya algunos grupos de población nómada que casi no tienen contacto entre ellos.

Mapa de las lenguas de España con sus dialectos. Vemos que el norte concentra un mayor número de lenguas, formadas en zonas pequeñas en tiempos de relativo aislamiento (Wikipedia, NávixSpain)

La época en la que el latín comenzó a transformarse rápidamente en lenguas romances fue de gran aislamiento entre las poblaciones de la península. La gente vivía en montañas, la educación era inexistente y el tráfico de gente, aunque era superior al que imaginamos, estaba a años luz de ser lo que es ahora.

En Francia, un país con una gran llanura central, podemos observar que las zonas dialectales (que en realidad responde a lenguas ya casi perdidas) son, de hecho, más amplias.

Lenguas de Francia (lexilogos.com)

El continuo dialectal

Las lenguas, en su zona original, no se diferencian radicalmente las unas a las otras. Imaginaos lo siguiente: en un pueblo existen cuatro fenómenos lingüísticos, de los que tres se comparten con el pueblo de al lado, con el que está más allá se comparten dos, con el siguiente, uno, y con el siguiente ninguno.

Quizá sea más comprensible formulado. Donde “H” es “habla”, y 1, 2, 3… es la proximidad geográfica: H1 tendrá un nivel de comprensión muy alto con H2, H2 lo tendrá con H1 y H3, H3 con H2 y H4, etc. Esto es el continuo dialectal.

Casos concretos de continuos dialectales

En la familia romance es fácil ver el camino. Iría desde Galicia hasta Normandía. Se pasaría del gallego al asturleonés, castellano, aragonés, catalán, occitano (o cualquiera de las lenguas de oc) hasta las lenguas de oil (francés y norte de Francia). Desde Sicilia, el camino se dirigiría al norte hasta juntarse con el otro en el occitano o francoprovenzal. Así, empezando en cualquiera de los tres extremos, habría dos finales posibles.

Continuos dialectales (continuum dialectal) en Europa (Wikipedia, JKens)

Hay otros continuos dialectales famosos, como pueden ser las lenguas escandinavas o los tres grupos de lenguas eslavas: occidentales, meridionales y orientales.

También sería otro ejemplo una línea recta entre el neerlandés y las antiguas lenguas del norte de Alemania. Aunque el alemán y la lengua de los Países Bajos no se entienden, los hablantes de una y otra parte de la frontera, si hablan en la lengua local, no tendrían ningún problema.

Ocurriría lo mismo con los llamados árabes dialectales, desde Marruecos hasta Arabia Saudí, con las lenguas inuits desde Alaska y el norte de Canadá hasta Groenlandia…

Lenguas (oficialmente dialectos) árabes (Wikipedia, Rafy)

Esta “teoría” gozó de mucho prestigio, pero hoy día se matiza muchísimo su alcance. Si bien en los ejemplos se dan casos que parecen lógicos, la realidad no responde casi nunca a estos casos.

Críticas al continuo dialectal

Como dije al principio del artículo, solo puede aplicarse para unir zonas donde nacen las lenguas, no por donde se expanden.

También es cierto que actualmente se sabe que los fenómenos fonéticos pueden nacer en sitios diferentes en momentos diferentes dentro de una misma familia. Por ejemplo, la grafía <r> en Francia y Portugal se pronuncian de forma similar. Sin embargo, mientras que en el país galo el sonido gutural característico nació en el siglo XVI, en Portugal no lo hizo hasta casi el XIX y sin conexión con el sonido de la lengua hermana.

Otro ejemplo sería la pronunciación de la grafía <ce, ci>, que suena como [s] en portugués y sur de Galicia y no en la mayoría del gallego, asturleonés, castellano ni aragonés, y hay que esperar hasta el catalán para volver a encontrarla.

Los romances balcánicos (Wikipedia, Fobos92)

¿Y el rumano? Se pensaba que su “puente” con el italiano sería el dálmata, hablado en la región de Dalmacia, en la costa croata, pero todo apunta a que esta lengua se parecía más al veneciano/véneto (más cercana a las lenguas del sur de Francia y otras norteitalianas) que a las lenguas del centro o sur de Italia, con las que tiene más rasgos en común.

Para que la teoría del continuo tenga éxito debe existir una comunidad homogénea de hablantes, y la realidad dista mucho de ser así. No solo habría diferencias entre localidades dentro de las pequeñas áreas de nacimiento de las lenguas, sino que estas cambian según también la clase social.

Además, los movimientos de gente por imposición política, guerras, colonizaciones… alteraría el supuesto carácter lineal en la evolución de la lengua.

Tampoco se encuentra explicación a que, si el catalán está próximo a las lenguas de oil, su intercomprensión sea mucho mayor con las lenguas italianas del sur.

Es innegable que esta hipótesis parte de una cierta verdad, lógica y contrastable, pero los matices y las excepciones son tantas que habría que tomarla siempre con muchísima precaución.

Artículo anteriorLos balleneros vascos y su influencia en el Atlántico
Bernardo estudió Filología Románica en la Universidad de Salamanca. Después cursó el máster de Español como Segunda Lengua en la Universidad Complutense de Madrid. Tras un año en Madrid haciendo diferentes trabajos, voló hasta Singapur para dar clases de español durante un año. Volvió a Madrid y dio clases en una academia de español para extranjeros y ahora es traductor y community manager para una empresa de bicicletas de prestigio internacional. Aunque estudió filología por pura vocación, sus intereses siempre han abarcado todas las humanidades, sobre todo la historia, el arte, la geografía o la filosofía.

5 COMENTARIOS

  1. Tienes razón. En Andalucía no hay tanta cantidad de dialectos/lenguas como en el norte porque ya se encargaron los colonos castellanos de erradicarlos, bien a base de exiliar a los nativos, de imponerles la cultura castellano-cristiana, etc.

  2. Por lo que dices del catalán y las lenguas del sur de Italia quizás parte de la explicación está en el dominio que la corona de Aragón ejerció en aquella zona (llamada en su momento las dos Sicilias)

  3. Claro hombre, de Cataluña para abajo Catalano, cogiendo la parte de Castellón con orígenes arágoneses y la zona sur de Alicante procedentes de Murcia. Ah, pero Bielorruso, Estone, Lettone, Lituano, Ucrano y posiblemente Rumeno descendientes del Russo, sí que son lenguas orginales. ¡Tócate los huevos!.

  4. Existe también una transmisión de términos y construcciones que se incorporan a dialectos y lenguas a través de la navegación. Como ejemplo, está en el Cantábrico la palabra noray de origen euskaldun (noraia), o en el Mediterráneo, el idioma Maltés, mezcla de árabe magrebí, griego, italiano, siciliano, castellano, catalán e ingles, al menos.

  5. Buenas tardes revise la información lingüística y la considero muy interesante.
    Que sigan los éxitos Bernardo excelente material

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.