En plena época del imperialismo Alemania, unificada como imperio en 1871, llegó tarde al reparto colonial del mundo. África, aún por explorar, fue objeto de disputas entre las potencias europeas.

Para evitar conflictos, la Conferencia de Berlín (1884-1885) consagró el reparto del continente misterioso. Alemania se apoderó de territorios como Camerún, Togo, Tanzania o Namibia. Pero ambicionaba más.

Los alemanes, imbuidos de una mentalidad expansionista, diseñaron un gigantesco proyecto colonial que hubiese cambiado la historia del continente africano: el Mittelafrika.

Askari (soldado nativo al servicio de Alemania) portando la bandera del II Reich. África Oriental Alemana (Tanganyka). 1906.
Askari (soldado nativo al servicio de Alemania) portando la bandera del II Reich. África Oriental Alemana (Tanganyka). 1906. Bundesarchiv.Bild.105-DOA6369.

Alemania llega tarde al reparto de África (1884-85)

Alemania inició sus incursiones en África de mano de sus comerciantes y exploradores. No había una intención clara de formar un imperio colonial, como estaban haciendo Francia e Inglaterra.

En 1883, el canciller Bismarck (1815-1898) nombró al explorador Gustav Nachtigal (1834-1885) comisario del Reich en el África Oriental, encargado de establecer tratados con los jefes indígenas.

En el mes de abril de 1884 recibió a tres negociantes hanseáticos: Woermann, armador y comerciante, cuyas factorías se extendían desde Liberia al Gabón, especialmente en las costas del Togo y Camerún; Colin, fundador de las factorías de la costa de Guinea, y Lüderitz, instalado en la bahía de Angra Pequeña, cerca de la desembocadura del río Orange, el cual proyectaba explotar las minas de cobre del sudoeste africano.

Nachtigal visitaría sucesivamente estos territorios, izaría la bandera alemana y proclamaría en ellos la soberanía del Reich. El protectorado alemán sobre Togo y Camerún quedó establecido en julio de 1884, el del sudoeste africano en agosto. Las bases del imperio colonial alemán en África estaban establecidas.

Una sociedad para la colonización alemana

Uno de los más entusiastas impulsores de la creación de un imperio colonial para Alemania fue Carl Peters (1856-1918) quien fundó en 1884 la “Gesellschaft für deustche kolonisatian”. Esta sociedad fue creada para reunir fondos para financiar expediciones.

Peters recorrió las regiones situadas frente a la isla de Zanzíbar y firmó una docena de tratados con los jefes nativos. Recibido en Berlín como un héroe, obtuvo la protección del Imperio en los territorios adquiridos por su sociedad.

En el ánimo de quienes impulsaban el movimiento colonial, estas diversas posturas sólo eran el preludio de la formación de vastas posesiones territoriales en África.

Pero sus esperanzas pronto se vieron defraudadas. Lüderitz, instalado en la actual Namibia, tenía proyecto de avanzar hasta el Océano Índico, englobando las repúblicas boers. Pero las tentativas para apoderarse de la Bechuanalandia, entre el sudoeste africano y el Transvaal, y de los territorios zulúes, fracasaron, ya que Inglaterra se le adelantó.

Mapa de las colonias alemanas en África
Mapa de las colonias alemanas en África: Camerún, Tanganyka, Togo y África del Sudoeste. “World War I: African Colonies Lost by Germany”. Ellsworth D.Foster, ed., The American Educator Vol.8. Chicago, IL: Ralph Durham Company, 1921. Map Credit: Courtesy the private collection of Roy Winkelman.

En la Guinea los colonos alemanes tuvieron que renunciar al protectorado sobre el rey de Bagas, que firmó un tratado con Francia; la Sociedad Colonial izó la bandera alemana en Kobitai y Koba, pero la convención franco-alemana de diciembre de 1885 cedió estos territorios a Francia.

Fue imposible ya ampliar el Camerún hacia la cuenca del Níger, ingleses y franceses ganaron por la mano a la misión del explorador Flegel organizada por la Sociedad Colonial con apoyo del Gobierno. En el África Oriental, a pesar del envío de una escuadra ante Zanzíbar, Alemania tuvo que renunciar al control del conjunto de las regiones costeras y dejar el sitio a Inglaterra (acuerdo anglo-alemán de noviembre de 1886).

La tentativa de Peters por instalarse en Uganda chocó con la oposición del Gobierno Imperial. En el África Central, Bismarck abandonó toda idea de anexión y se contentó con asegurar en esta zona el futuro del comercio alemán, haciendo que se reconociera el principio de la libertad de comercio en la cuenca del Congo (conferencia de Berlín de noviembre de 1884-febrero de 1885).

África alemana del Este en 1905
Deutsch Ost-Afrika (1905). África alemana del Este. Fuente: Meyers Geographischer Hand-Atlas.

A partir de esa fecha y una vez delimitadas las zonas de influencia de los países europeos en el mapa de África, Bismarck consideró que la época de las adquisiciones tocaba a su fin. Contrariamente a las esperanzas y a los esfuerzos de los propagandistas de la expansión, se negó a proseguir la política colonial. Se contentó con los territorios obtenidos, de poco interés y sin posibilidad de ampliación, mientras Francia e Inglaterra aumentaban los suyos.

Mittelafrika: el proyecto colonial pangermanista

Sin embargo, con la retirada del poder de Bismarck en Alemania (1890) los círculos pangermanistas dieron rienda suelta a sus sueños expansionistas en África. Aparte del interés económico que movió la empresa colonial entre las potencias europeas para los alemanes, esta tenía otro significado más.

Las colonias eran para Alemania cuestión de prestigio y expresión de su poder mundial. La acelerada industrialización, la potenciación del ejército y el nuevo vigor por su comercio internacional germinaron una seguridad e idea de fortaleza entre las élites alemanas. Los alemanes eran unos recién llegados al continente africano y su experiencia colonial era prácticamente nula.

El Gobierno alemán se apoyó en sus comerciantes desplazados en la zona pues estaba muy interesado en penetrar económicamente en el continente africano como paso previo a una segunda expansión colonial ya que se consideraba ultrajada en el reparto de África y que su potencia no se correspondía con sus dispersas posesiones.

Mapa de la Deutsche Ost-Afrika Linie. Fuente: Deutsche Ost-Afrika Linie Handbook, 1909.

Se empezó a formular un gran proyecto que recogiera las ambiciones y capacidades alemanas junto a una compensación por lo tardío de la incorporación de Alemania como potencia colonial. Había llegado la hora de la expansión y la reclamación para Alemania de “un lugar al Sol”. Los círculos pangermanistas, embriagados del nuevo poder alemán, alumbraron uno de los proyectos geopolíticos más ambiciosos que la Historia recoge: el Mittelafrika.

Este proyecto nacía de un supuesto agravio de los alemanes en el reparto colonial de África. Un cinturón de grandes territorios de África, en torno de la línea del Ecuador, deberían ser anexionados al Imperio Alemán para ser administrados y gestionados. El Mittelafrika era una prueba visible de la Weltpolitik (política mundial) lanzada por el nuevo emperador Guillermo II.

El Secretario de Estado alemán, Wilhelm Solf (1862-1936), presentó el bosquejo de un proyecto muy concreto para África Central: la distribución de las colonias africanas de Francia, Bélgica y de Portugal.

Mapa con las adquisiciones alemanas en África en caso de ganar la Primera Guerra Mundial. (Aparecido en "The British Dominios Year Book, 1918. Universidad de Texas)
Mapa con las adquisiciones alemanas en África en caso de ganar la Primera Guerra Mundial. (Aparecido en “The British Dominios Year Book, 1918. Universidad de Texas).

Por su parte, el canciller Bethmann-Hollweg (1856-1921) la incluyó en su programa político definiendo que el Mittelafrika debía comprender Angola, la mitad norte de  Mozambique, el Congo Belga, las minas de cobre de Katanga, el África Ecuatorial Francesa hasta la altura del lago Chad, Benín y Nigeria.

El pequeño rectángulo ecuatorial que era la Guinea Continental Española junto a la isla de Fernado Poo estaba incluido en el proyecto sin contemplaciones. El proyecto hubiese incluido a las islas Canarias debido a su posición de indefensión tras el Desastre del 98.

Con la tenacidad metódica que caracterizó la política imperial de los alemanes, prosiguieron su designio  confesado, de constituir una colonia imperial ecuatorial compacta con sus dos posesiones aisladas del África Oriental y el Camerún.

Para los colonialistas alemanes la existencia de una colonia belga en África, el Congo Belga, (80 veces más grande que su metrópoli) y, en menor medida, las colonias portuguesas y españolas, constituían una anomalía. La diplomacia alemana trabajaba para abrir de nuevo el debate colonial y proceder a un nuevo reparto.

Una empresa económica y financiera precede a la acción territorial. Como parte de la ejecución de este programa, los alemanes desarrollaban su acción económica creando compañías de navegación, ferrocarriles y comerciales por todo África. Incluso los capitales y personal germanos se infiltraron en las colonias de sus rivales.

Expansión comercial del II Reich por África: la compañía Woermann

La actividad comercial alemana en la zona era la predominante y su voracidad en busca de nuevos mercados se dejó sentir hasta en las colonias francesas. Por ejemplo, aunque buena parte del territorio del Congo Francés estaba repartido en grandes compañías que tenían el monopolio sobre la exploración de su concesión, los alemanes actuaban allí, aprovechando que muchas compañías no cubrían todo el territorio que el Gobierno les había cedido. La localidad gabonesa de Oyem era un gran núcleo comercial alemán.

Las autoridades francesas expulsaba de sus colonias a los comerciantes alemanes que no estaban autorizados a permanecer en ellas. Los franceses, acérrimos enemigos de los alemanes en Europa, fueron también sus principales rivales en África. El gobierno francés alertaba, no sin razón, que la penetración económica alemana en el África central, tendía a la absorción del Congo.

Por otra parte, la ampliación del Camerún (tratado franco-alemán de 1911) se concebía como el preludio de la absorción del Congo francés. La compañía Woermann, muy potente en África Central, tenía mucha influencia en el Departamento Colonial de la administración alemana.

El mapa de la compañía Woermann de 1914

Contamos con una pieza documental de excepcional significado que nos esclarece las intenciones alemanas en África. Se trata de un mapa elaborado en 1914 por la compañía comercial Woermann. Fue publicado por la empresa especializada en la producción de mapas Wagner & Debes.

Mapa de África elaborado por la compañía alemana Woermann. En el mismo aparecen las principales rutas comerciales y marítimas, así como otros datos de interés (1914) "Áfrika. Woermann Linie A.G."Wagner & Debes. En color, montado en lino; 99 x 77 centímetros. Escala 1:10 000 000. Biblioteca Digital Mundial. Universidad de Winsconsin- Milwaukee.
Mapa de África elaborado por la compañía alemana Woermann. En el mismo aparecen las principales rutas comerciales y marítimas, así como otros datos de interés (1914) “Áfrika. Woermann Linie A.G.”Wagner & Debes. En color, montado en lino; 99 x 77 centímetros. Escala 1:10 000 000. Biblioteca Digital Mundial. Universidad de Winsconsin- Milwaukee. En este enlace otra versión del mismo mapa en mayor resolución.

El mapa, inicialmente, refleja las rutas de navegación que siguen los trasatlánticos de la compañía entre Alemania y el continente africano. En primer lugar aparecen reflejadas las principales líneas navieras alemanas que viajaban a África: la Woermann-Linie A.G., la Deutsche Ost-Afrika Linie, la Hamburg-Amerika Linie o la Hamburg-Bremer Afrika-Linie A.G.

Llaman la atención dos recuadros que muestran la región costera de la colonia alemana de Camerún (el puerto de Duala era epicentro de las comunicaciones marítimas alemanas) así como al territorio del África Oriental Alemana (actual Tanzania).

El mapa contiene una variada cantidad de datos e informaciones. Se exhiben dos escalas de distancia, en kilómetros y en millas náuticas. Los símbolos indican las ciudades y los pueblos según el tamaño de su población, así como los puestos militares, los ferroacarriles (en funcionamiento y planificados), los pasos de montaña, pozos, rutas de caravanas, etc

No es un mapa al uso sino una verdadera guía de exploración y viaje del continente africano. Bajo el paraguas de una compañía comercial se exponen las principales vías de penetración al interior africano.

Resulta muy sintomático que se utilizan números romanos para identificar los distritos y otras divisiones administrativas en el Congo Belga (colonia deseada por los pangermanistas para integrar en el Mittelafrika) y el África Oriental Alemana (Tanganyka). Además, se añade una lista alfabética de abreviaturas de términos geográficos en idiomas locales con sus equivalentes en alemán.

La guerra, promesa y ruina del imperio colonial alemán

Una vez estalló la Primera Guerra Mundial (1914), los círculos militares, económicos y diplomáticos alemanes vieron su gran oportunidad para hacer realidad sus proyectos coloniales.

Como analizamos en el anterior artículo dedicado a Mitteleuropa, el sueño alemán del II Reich si hubiera ganado la I Guerra mundial, la prensa neutral, como la española, adivinaba las intenciones alemanas en África en caso de una victoria fácil ese mismo año 1914.

En base al diario “La Esfera”, en su edición del 28 de agosto de 1914 (hay que recordar que por esas fechas los ejércitos alemanes amenazaban París), recrea cómo sería el mapa de África en caso de vencer Alemania.

Mapa de África en caso de vencer los ejércitos alemanes en 1914. Publicado en "La Esfera", el 28 de Agosto de 1914.
Mapa de África en caso de vencer los ejércitos alemanes en 1914. Publicado en “La Esfera”, el 28 de Agosto de 1914.

Como subtítulo resalta que en el mapa aparece “Argelia alemana y el Protectorado de Túnez austríaco, y queda marcado el Gran Imperio africano, la Alemania Negra que quieren crear los exaltados pangermanistas”.

Las dos primeras aseveraciones son bastante discutibles, puesto que las miras expansionistas alemanas iban dirigidas, en el caso del Norte de África, a Marruecos más que a Argelia. Y Austría-Hungría, atenazada en su interior por conflictos nacionalistas, no abrigaba una política colonial que hiciera peligrar su frágil equilibrio político.

Respecto al África subsahariana y central son más acertados los pronósticos. Al desaparecer en el mapa europeo naciones como Bélgica u Holanda y verse muy debilitadas otras como Francia, sus respectivas colonias habrían pasado a poder alemán.

El periodista Dionisio Pérez escribió lo siguiente: “Y luego la nueva África, un vasto imperio donde la energía alemana podrá expandirse y trabajar durante unos cuantos siglos, encontrando incalculables riquezas, ya que ese imperio sumado a las colonias alemanas actuales de Camerún, África Oriental alemana y África alemana del Sur-Oeste, representa la cuarta parte del Continente Negro”.

El Mittelafrika, dentro de la política bélica alemana, pese a su espectacularidad desempeñó un papel secundario al estar subordinado a una victoria en Europa: alcanzada ésta se obtendrían las pretensiones africanas automáticamente.

Cuando Alemania perdió la guerra en 1918 el Mittelafrika pasó a ser un proyecto archivado en los cajones del olvido. Es más, las colonias africanas de Alemania pasaron a dominio de belgas, franceses y británicos.

El sueño colonial alemán nunca se llegó a realizar y solo habitó en las mentes de algunos políticos y comerciantes ambiciosos y sin escrúpulos. La realidad africana se desenvolvía ajena a estos delirios imperiales.

Bibliografía:

-NAVARRO BELTRAME,Fernando. “Mittelafrika: geopolítica alemana en el África subsahariana y Oriente Medio (1871-1919).”Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. 2016. (Tesis Doctoral).

-KINDER,Hermann y HILGEMANN Manfred. “Atlas Histórico Mundial: de los orígenes hasta nuestros días.” Akal. Edic.2007.

-University of Wisconsin-Milwaukee. American Geographical Society Library Digital Map Collection. Biblioteca Digital Mundial.

Artículo anteriorEl relieve de la península Ibérica como condicionante climático
Artículo siguiente¿Cuál será la población mundial en 2050?
Carlos A. Font Gavira
Natural de Los Palacios y Villafranca (Sevilla), nací en 1983. Historiador e investigador. Trabajo en el mundo de los archivos (Archivo General de Andalucía), realizando el Curso de Postgrado de "Especialista Universitario en Archivística", por la UNED, en colaboración con la Fundación Carlos de Amberes. Diploma de Estudios Avanzados (D.E.A.) “Historia, Ideologías y Culturas Políticas Contemporáneas” por la Universidad de Sevilla, actualmente, preparo mi tesis doctoral sobre el refugio de la colonia alemana del Camerún en la Guinea española durante la Primera Guerra Mundial. Colaboro, habitualmente, en publicaciones de divulgación histórica como "Clío", "La Aventura de la Historia", "Madrid Histórico" o "Andalucía en la Historia". Amante de los viajes he visitado Etiopía, Camboya,India, Mongolia, Siberia,… en busca de aquellos parajes que pueblan las páginas de los libros de Historia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.