Las lenguas romances son la familia de lenguas más hablada del mundo. Tres de ellas están entre los diez primeros idiomas: español, portugués y francés; y otras son conocidas globalmente: italiano, catalán o rumano. Sin embargo, existen muchas más que son habladas por comunidades más pequeñas y otras que dejaron de hablarse.

Hay que dejar claro que no hay consenso entre los especialistas sobre cuántas lenguas hay. Ni siquiera existe consenso sobre qué es una lengua. Una famosa frase atribuida al lingüista Max Weinrich reza: “una lengua es un dialecto con un ejército detrás”. Aunque los lingüistas, normalmente, están por encima de este tipo de barreras, es una frase que ilustra a la perfección parte de la percepción de la mayoría de la gente.

Aun así, aunque las discusiones teóricas puedan llegar a niveles bizantinos, en la práctica el consenso no está tan lejos como estos debates lo pudieran hacer parecer. Comienzo, pues, por agrupación geográfica.

Mapa de las lenguas románicas en Europa. Importante: el gallego y el portugués aparecen como unidad, así como todas las lenguas de oil y las occitanas excepto su variedad gascona (que también es la que se habla en el valle de Arán); también aparecen todas las galoitalianas como un solo sistema

Lenguas iberorromances

Tenemos un grupo formado por el gallego y el portugués. La relación entre estos dos idiomas es compleja académicamente. Algunos defienden su unidad como sistema lingüístico, otros no. El debate ha llegado a niveles muy tensos porque está muy influenciado por ideologías políticas.

Lo cierto es que el gallego y el portugués tienen una coincidencia léxica altísima (más que cualquiera de ellas con el español, que ya es muchísimo) y la gramática coincide casi por completo. La gran diferencia entre ambos está en la fonética, aspecto en el que ambos idiomas están bastante alejados.

Iberorromance: gallego (azul claro), portugués (azul oscuro), español o castellano (amarillo), asturleonés (verdes), aragonés (amarillo oscuro), catalán-valenciano-balear (rojo, naranja y rosa). El gris y el lila no son iberorromances [Wikipedia, Fobos92]
El asturleonés se habla en las provincias de Asturias, León, Zamora y queda un resto en el noroeste de Cáceres. También en la provincia portuguesa de Miranda do Douro, único territorio donde es oficial. Con alrededor de cien mil habitantes, está en peligro de extinción.

El español o castellano se habla en toda España como primera o segunda lengua, así como casi todos los países de América central y en todos los de América del sur excepto Brasil. También existen importantes comunidades de hablantes en Gibraltar, Estados Unidos, Andorra y es residual en Filipinas. Es la segunda lengua más hablada del mundo como primera lengua, tras el mandarín.

El aragonés se habla en el norte de la provincia de Huesca. Actualmente hay algunos colegios de la zona donde se enseña, pero es una lengua en claro declive y la más amenzada de la península. Aunque es una lengua protegida, no es oficial.

Las lenguas occitanorromances

El catalán, valenciano o balear se habla en la costa mediterránea española, desde los Pirineos hasta la provincia de Alicante, incluidas las islas Baleares. Como en España, también es oficial en la ciudad de Alguero, en Cerdeña, Italia. Es, asimismo, la única lengua oficial del Principado de Andorra. Históricamente se ha hablado también en la frontera oriental de Cataluña y Francia, pero allí está en franca recesión.

Lenguas occitanorromances (están incluidos sus diferentes grandes grupos dialectales) y el aragonés [Wikipedia, Fobos92]
El occitano se habla en la mayoría del sur de Francia, en un pequeño valle de los Pirineos españoles, en Cataluña: el valle de Arán; y en la zona fronteriza con Francia de Italia. Es una lengua en peligro de extinción con un número de hablantes que se reduce rápidamente. Es especialmente doloroso si tenemos en cuenta que esta es la lengua de los trovadores, la primera lengua latina en que se escribió poesía, que fue lengua de cultura en casi toda Francia y la corona de Aragón.

Actualmente tiene cerca de dos millones de hablantes nativos, otros ocho millones que tienen conocimientos amplios de la lengua y otros siete que lo entienden pero no lo hablan. Curiosamente, España, donde menos hablantes tiene, es el único país donde es oficial. Su fragmentación dialectal es tan grande que algunos dudan de la integibilidad de los hablantes de dialectos diferentes, por lo que podría ser considerado una subrama de lenguas emparentadas.

Texto en occitano, variedad provenzal

Parece, sin embargo, que todos los hablantes pueden entenderse entre sí, y que muchos lingüistas y todos los escritores en occitano defienden la unidad. De hecho, hay quien incluso defiende la unidad con el catalán y arguye motivos políticos para la separación de ambas. La estandarización del catalán, de hecho, fue muy estudiada por lo defensores del occitano.

A veces se incluye en este grupo también al aragonés, que comparte tantos rasgos con las lenguas occitanorromances como con las iberorromances.

Lenguas galorromances

Las lenguas de oil se hablan en el centro-norte de Francia. Está incluido, claro, el francés. Son muchas: picardo, valón, galó, poitevin, berrichón, borgoñón, champañés, franciano, lorenés, normando, angevino, mayenés y manceau. Su uso está en franco retroceso, siendo hoy exclusivo de los mayores en zonas rurales.

Pero, entonces, ¿qué es el francés? No está del todo claro el origen, pero la mayoría de los lingüistas parecen estar de acuerdo en que fue una lengua escrita que se fue desarrollando durante la Edad Media, eliminando regionalismos y que fue apoyada por la literatura y el uso cada vez mayor como lengua burocrática. Una lengua creada para que fuera comprensible para todos.

En el siglo XVI fue esta la lengua que se impuso en la corte, sustituyendo al latín. No se impuso como lengua de la mayoría de los franceses hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Hasta ese momento, la lengua principal de la gente era la de su región. Todas, excepto el francés, están en peligro de extinción, tanto en Francia como en Bélgica (Valonia).

Una de las posibles divisiones de las lenguas de oil (el francoprovenzal no está coloreado, pero sí indicado)

El francoprovenzal es una lengua que forma un grupo por sí misma. Como la conciencia lingüística de los hablante era escaso, se le llamó así por estar en medio del francés y el provenzal, el dialecto histórico más importante del occitano.

Las zonas actualmente francófonas de Suiza y norte de la frontera italo-francesa, en realidad, no fueron francófonas hasta la escolarización, eran hablantes de francoprovenzal. Actualmente, tanto en Francia como en Suiza, está casi desaparecida, y su principal núcleo de hablantes está en el valle de Aosta, en Italia. Se le calculan 77 000 hablantes que son educados en francés.

Lenguas retorromances

El núcleo de estas tres lenguas está en los Alpes, cuyos valles son el lugar idóneo para la fragmentación lingüística. Estas lenguas, en realidad, no forman una agrupación por características lingüísticas comunes (que tienen, y muchas, como lenguas románicas que además están muy cerca) sino por su situación geográfica. Durante un tiempo se pensó que eran o en algún momento fueron la misma lengua, teoría que hoy día se duda.

La cuarta lengua oficial de Suiza, y la menos conocida, es el romanche. Lo hablan aproximadamente unas 35 000 personas, todas ellas bilingües con el alemán. De hecho, su ortografía tiene una clara influencia germana. Su dominio geográfico es el cantón de los Grisones. Su estandarización es reciente, de los años ochenta del pasado siglo, y hasta entonces estuvo muy fragmentado dialectalmente. La estandarización ha favorecido su uniformidad.

Lenguas retorromances [Wikipedia, Sajoch]
El friulano se habla en la provincia de Friuli-Venecia Julia, que hace frontera con Eslovenia, en Italia. Es oficial en la provincia, donde la hablan más o menos unas 600 000 personas, casi todas bilingües con el italiano. Es la más alejada de las otras dos variedades retorromances.

A pesar de constar de un buen número de hablantes, su presencia en los medios es escasa: solo algunas revistas y minutos en la tele y la radio semanalmente. Su presencia en la educación es también anecdótica: no es asignatura obligatoria en ninguna etapa de la enseñanza obligatoria.

El ladino es lengua oficial en las provincias de Trentino-Alto Adigio y Véneto, en Italia. Su número de hablantes es de aproximadamente 40 000. Durante casi toda su historia ha sido una lengua casi exclusivamente oral, y no fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial que se empezaron a hacer traducciones de diferentes obras de importancia. Ahí comenzó, también, una época de actividad literaria que continúa hoy día.

Lenguas galoitalianas

En la región del Piamonte, en Italia, encontramos el piamontés, lengua estrechamente relacionada con el occitano. Su número de hablantes es de menos de un millón, y era la lengua mayoritaria de la famosa inmigración italiana a Argentina.

Lenguas galoitalianas [Wikipedia, Servitje]
Su situación es bastante grave, y se calcula que solo el 2% de la población sabe escribirlo, aunque la mitad sigue hablándolo en casa. En Argentina, hasta los años 60, era relativamente frecuente encontrar a hablantes de piamontés en Santa Fe y Córdoba. Hoy los hablantes escasean y casi todos tienen más de 50 años.

El lombardo se habla en la región de Lombardía, cuya capital es Milán. La variedad de esta ciudad es la que más prestigio tiene y cuya ortografía se ha usado mayoritariamente, aunque el apoyo a esta lengua es tan escaso que ni siquiera posee unidad ortográfica.

A pesar de que aún tiene más de tres millones de hablantes, el hecho de que la mayoría solo la usen en el hogar, que no tenga ningún apoyo oficial, que no se estudie en las escuelas ni haya publicaciones serias ha provocado que la UNESCO la declare en peligro de extinción.

Padre Nuestro en milanés

El ligur tiene unos 400 000 hablantes en la región de Liguria, cuya capital es Génova. El monegasco, que se considera lengua nacional del Principado de Mónaco, es una de sus variantes. Era la lengua nativa del famoso Garibaldi.

Desde 2008 existe una norma escrita unificada. Lo hablan poco menos de dos millones de habitantes, pero son todos de la generación nacida justo después de la Segunda Guerra Mundial, por lo que, cuando esa generación desaparezca, su número de hablantes se reducirá drásticamente.

El emiliano-romañol es otra lengua en peligro de extinción según la UNESCO. Lo hablan más o menos tres millones de habitantes. En San Marino, cuya lengua oficial es el italiano, se calcula que más del 80% de la población lo habla en casa. No es oficial ni está protegido.

Idioma véneto

El véneto es objeto de polémica en su clasificación. Para algunos forma parte del grupo galoitaliano, para otros es italorromance y para otros forma un grupo independiente. Está protegida por el gobierno del Véneto, pero no es oficial. Tiene alrededor de cuatro millones y medio de hablantes. Como otras lenguas de Italia, es muy común su uso con la familia o los amigos de confianza, pero no para situaciones más formales o culturales.

Lenguas italorromances

Son las lenguas del centro al sur de Italia. Están divididas de las galoitalianas por una línea imaginaria que une las localidades de La Spezia y Rimini. Para algunos, no solo es la frontera entre líneas del norte y las del centro y sur de Italia, sino también de las lenguas romances occidentales y orientales.

Lenguas italorromances. Wikimedia.

En realidad el nombre de italorromances no responde a la realidad, ya que no son lenguas que formen una unidad dentro de las lenguas romances. Así, en realidad habría que hablar de cuatro grupos: toscano, centrales, meridionales y extremomeridionales.

El toscano es la lengua en la que se basa el italiano estándar. En el siglo XIX el italiano literario era la lengua oficial de todos los estados italianos de antes de la unificación. Sin embargo, al ser una lengua literaria, se había quedado un poco anquilosada. Era prácticamente la misma lengua que la que había escrito Dante.

Se modernizó basándose en el toscano hablado en ese tiempo y esa nueva versión se enseñó en las escuelas de todo el nuevo país. Así, Italia aprendió toscano en las escuelas, no escuchando a los toscanos (a diferencia de, por ejemplo, el castellano, que fue llevado por los castellanos en procesos de colonización hacia el sur). El toscano de la toscana, por lo tanto, siguió evolucionando y ahora no es igual que el italiano estándar. Esta variante se habla, claro, en Toscana y en Córcega.

El grupo central está formado por los dialectos de la provincia de Le Marche, Umbro, Sabino, dialectos del centro y norte del Lacio (incluida Roma) y la provincia de Latina. El más importante es el romanesco, el de la ciudad de Roma. Como curiosidad, la -l implosiva (a final de sílaba) antes de consonante se pronuncia -r, como en Andalucía occidental (er Papa).

El napolitano y el apulo-barese son las lenguas del sur de Italia. El primero está muy vivo y tiene una amplia tradición literaria. Es, por ejemplo, la lengua en que se cantan las canciones folclóricas napolitanas, como Funiculì, funiculà. Sin embargo, siempre ha estado asociado a las capas populares de la población, por lo que su prestigio no es el mismo que el del italiano.

Parte de la letra de la famosa Funiculì, funiculà, en napolitano

No se estudia, no tiene apoyo institucional y su número de hablantes disminuye, aunque aún hay alrededor de 11 millones. Se habla en la mayoría del sur de Italia, excepto en el tacón y la punta de la famosa bota y en la región de Bari.

En Bari se habla apulo-barese, con un par de millones de hablantes, sin ningún tipo de protección oficial y en retroceso.

El siguiente grupo son las lenguas extremomeridionales: siciliano, salentino y calabrés. Hay algunos autores que las engloban a todas como lenguas siciliana, mientras que otros hablan de tres lenguas distintas.

El siciliano es hablado en la familia y entre amigos en toda la región, es muy común escucharlo. Tiene una extensa literatura y es la lengua italiana que más influyó en la lengua maltesa. Tiene casi 5 millones de hablantes.

Idioma sardo

El sardo es lengua cooficial, junto al italiano, en la isla de Cerdeña, excepto en su parte más septentrional, donde se hablan algunos dialectos toscanos de variedad corsa. Algunos dicen que es la lengua romance más parecida al latín. Tiene, aproximadamente, un millón de habitantes que hablan esta lengua.

El Padre Nuestro en sardo

El sardo fue la primera lengua romance en convertirse en oficial, haciéndolo en el siglo XI en los juzgados de la isla. Curiosamente, en aquella época se escribía con alfabeto griego (había sido dominio bizantino). Y Dante, en el siglo XIII, hablaba de los sardos como gente “no italiana” y que hablaban “imitando el latín”, lo que hace referencia al parecido entre madre e hija (en aquella época seguramente era mayor).

Mapa de Cerdeña. El norte de la isla (verde) es de dominio lingüístico corso (para la mayoría de estudiosos, una forma particular de toscano). Anaranjado, sardo. Azul, catalán y violeta, ligur (la isla fue durante mucho tiempo dominio de Génova)

Las lenguas romances de la península balcánica

Se supone que el latín de esta zona se dividió en cuatro lenguas: dacorrumano, arrumano, meglenorrumano e istrorrumano.

28 millones de personas hablan rumano, lengua oficial de Rumanía y Moldavia, donde es llamado moldavo. También es oficial en la provincia de Voivodina, en Serbia. El rumano es un superviviente latino en un mar de lenguas eslavas, y su aislamiento ha provocado que se conserve algún rasgo arcaico, como la declinación, que, aunque reducida a solo dos casos, sigue existiendo, así como el género neutro.

Lenguas romances de la península balcánica, incluyendo el extinto dálmata [Wikipedia, Fobos92]
El istrorrumano es una lengua llevada a la península de Istria alrededor del año 1000. Sus hablantes no tienen ninguna consideración y no se estudia. Se calcula que alrededor de 3000 personas, como mucho, pueden hablarla fluidamente. Está catalogada como en serio riesgo de extinción.

Entre el norte de Grecia y el sur de Macedonia está el meglenorrumano. Lo hablan alrededor de 5000 personas. No tiene ninguna regulación, y parece que es una variedad entre el istrorrumano y el arrumano.

El arrumano es oficial como segunda lengua en algunas zonas de Macedonia, aunque sus, aproximadamente, 250 mil hablantes están repartidos por todos los países balcánicos. Esto es consecuencia de su estilo de vida nómada.

Romances extintos

Existieron otras dos lenguas que, por desgracia, ya no tienen hablantes nativos:

El mozárabe se habló en la zona musulmana de la península ibérica en la Edad Media. Dado el relativo aislamiento de las comunidades cristianas, tendríamos que hablar de diferentes idiomas mozárabes o, al menos, de diferentes hablas con más o menos distancia lingüística. Se cree que existió hasta el siglo XIII, cuando ya no quedaban apenas cristianos en el superviviente reino Nazarí de Granada y los antiguas hablantes se habían integrado en las coronas de Aragón, Castilla o Portugal.

El dálmata es una lengua muy interesante. Su lengua más próxima era el véneto y llegó a ser lengua oficial de la república de Ragusa, estado con capital en la actual Dubrovnik, en Croacia. Murió en el siglo XIX. Su último reducto fue la isla de Krk y la última persona nativa fue Tuone Udaina.

Solo como curiosidad final: el sonido <za, ce, ci, zo, zu> tan característico del español de la península ibérica, también existe en sardo y véneto.

3 COMENTARIOS

  1. La estupidez e incoherencia de enmarcarcar y denominar el gallego y el portugués como lenguas Iberorroomances y el catalán, valenciano, … como occitanorromances

    Los mapas de la extensión de los iberos en la peninsula son muy variables dependiendo del autor y del momento histórico

    Pero todos, varien como varien, sean del siglo que sean, coinciden en que los iberos nunca estuvieron en Galicia y Portugal, y siempre, siendo su nucleo principal, estuvieron en el levante, las actuales Cataluña y Valencia

  2. Bastante completo y muy entretenido.

    Eché de menos dos pequeñas iberorromances: el extremeño, que parece puente entre asturleonés y castellano, y el ribagorzano que es el puente entre aragonés y catalán (las variedades orientales convergen con el catalán y las occidentales con el aragonés). Y creo que el judeoespañol a estas alturas ya podría contarse como un idioma aparte del castellano.

    Muy interesante lo de la z, creía que solo había surgido como evolución de ts -> s -> z en el centro y norte de España. Por lo que veo ahora, también sale de ts en sardo y véneto, pero en ambos es un sonido moribundo.

    Ojalá en otra ocasión pudieran hacer un artículo sobre las lenguas criollas con base léxica romance: los diversos criollos del francés en diferentes partes del mundo, los de base portuguesa y los dos criollos surgidos del castellano, el chavacano de Filipinas y el palenquero de Colombia.

    Saludos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Por favor, introduce tu nombre

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.