El lago Poopó está situado en el departamento de Oruro, a unos 220 kilómetros al sur de La Paz. Se ubica en una región andina minera a más de 3.600 metros de altitud. El Poopó ha sido protagonista de un renacer. Y es que tras haber desaparecido recientemente, ha resucitado gracias a las lluvias.

Aspecto que presenta en Google Maps el Poopó en una imagen tomada por satélite en 2018.
Aspecto que presenta en Google Maps el Poopó en una imagen tomada por satélite en 2018.

Ocupa una vasta depresión que recoge las aguas de la árida meseta andina encaramada en la cordillera que separa a Bolivia de Perú. El 90% del agua que termina en el Poopó proviene del río Desaguadero, que lo conecta con el Titicaca.

De hecho, estos dos lagos, junto con el Salar de Coipasa y el Salar de Uyuni, forman un sistema endorreico (es decir, sin salida al mar). Recibe el nombre de TDPS.

Las aguas del Poopó abarcaban en 1985 una extensión de cerca de 4.000 km2. Así, el período de tiempo entre 1975 y 1992 fue el más largo durante el que lago mantuvo recientemente un cuerpo de agua continuo.

A principios de esta década, el lago contaba con unos 2.000 km2. Y de ahí, todo fue caminar hacia la desaparición.

El lago Poopó en 1991.
El lago Poopó en 1991.

El Poopó quedó sin agua en 2015

Concretamente, hace tres años, las aguas del lago Poopó se evaporaron. Quedó entonces prácticamente seco. Ocurrió en diciembre de 2015. El lago desapareció tras un acelerado proceso de desertificación.

Aspecto del lago Poopó en 2016
Aspecto del lago Poopó en 2016

Desde 1995 las temperaturas habían aumentado en la región y, como consecuencia, se habían triplicado las tasas de evaporación.

Además, la extracción de agua para la minería y el riego, sin duda agravó los problemas. El 20 de enero de 2016, el área fue declarada zona de desastre por el gobierno boliviano.

Sin embargo, con las lluvias que se registraron los meses de diciembre de 2016 y los primeros meses de 2017 el Poopó llegó a recuperar un tercio del agua perdida. “Resucitó”, según las autoridades hasta alcanzar una extensión de 1.300 km2. Lejos aún de los 4.000 km2 de los años 80.

Un segundo “renacer” para el lago

Este renacer para el Poopó ya había llegado con anterioridad. De hecho, a mediados de los 90, el lago estuvo a punto de desaparecer. Pero otro ciclo de lluvias y un aumento de los aportes de los ríos Desaguadero y Márquez volvieron a traer la vida al segundo mayor lago de Bolivia a mediados de los años 90.

Niveles del lago Poopó
Niveles del lago Poopó desde 1921 a 1990.

Otras desapariciones: el Mar de Aral

El caso del Poopó no es nuevo. Ya hemos visto casos de lagos que han desaparecido por una suma de factores. Factores en los que la mano del hombre ha tenido mucho que ver. Es el caso del Mar de Aral.

Este lago endorreico está situado en Asia Central, entre Kazajistán, al norte, y Uzbekistán, al sur. Antiguamente, era uno de los cuatro lagos más grandes del mundo, solo por detrás del mar Caspio, el lago Superior y el lago Victoria.

En la década de 1930, su superficie era de 67.000 km2, una masa única y continua. Sin embargo, en la década de 1980 y de ahí en adelante, el mar se fue secando.

Se separó en dos cuerpos de agua bien diferenciados. El norte, de menor extensión, represado y alimentado por las aguas del Sir Daria, y el sur, una masa residual abocada a la desaparición, alimentada por el Amu Daria.

Evolución del mar de Aral entre 1989 (izquierda) y 2008 (derecha). Wikipedia.
Evolución del mar de Aral entre 1989 (izquierda) y 2008 (derecha). Wikipedia.

Este mar-oasis ubicado en mitad de las regiones desérticas de Karakalpakistán (Uzbekistán) se sostenía en un delgado equilibrio entre la evaporación y el aporte hídrico de los ríos Amu Daria y Sir Daria.

La población uzbeca y kazaja que vivía en el entorno del Aral lo hacía en armonía con el motor de su desarrollo local. Practicaban la pesca o realizaban actividades comerciales relacionadas con el mar o la agricultura de subsistencia. También, por supuesto,  aprovechaban el agua para el autoabastecimiento.

Mapa de la cuenca del Mar de Aral. Wikipedia.
Mapa de la cuenca del Mar de Aral. UNEP Global Environmental Alert Service.

El equilibrio se rompió durante los años 60

El colapso del sistema se originó en los años 60, de la mano de la antigua URSS. Sucedió cuando Stalin ordenó efectuar obras de canalización para irrigar las llanuras adyacentes al río Sir Daria, y el delta del río Amu Daria, duplicando así la superficie de cultivo, que pasó de 4 millones de hectáreas a 8 millones. Ahí arrancó el desastre.

Hasta la fecha, la única actuación llevada a cabo ha sido el represamiento del Mar de Aral Norte, mediante el dique Kokaral, que ha obtenido muy buenos resultados durante los primeros años, recuperando el nivel del agua.

Sin embargo, esta decisión beneficia a la parte kazaja del Mar de Aral y condena inexorablemente las esperanzas de recuperación de la parte sur, en suelo uzbeco, que queda privada de la aportación hídrica del río Sir Daria.

4 COMENTARIOS

  1. Muy bien Gonzalo, muchas gracias…… La mejor cerveza del mundo está fabricado a lado del lago en Santiago del Huari !

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here