Las 18 playas más raras del mundo

Las playas siempre tienen un atractivo especial. No importa en qué parte del mundo te encuentres, en cuanto pasas por una playa, tu mente pasa automáticamente al modo de relajación. Quizá sea el mar, el sonido de las olas o la increíble extensión del horizonte: sea lo que sea, ¡las playas son lugares muy especiales!

Cuando te imaginas una playa, probablemente pienses en las Islas Maldivas o en una cinta blanca de arena fina que se extiende a lo largo de una costa rodeada de palmeras: el sol brilla, el mar es de un azul turquesa resplandeciente y sólo la idea hace que quieras relajarte en la arena, zambullirte en las olas con una tabla de surf o bucear para ver lo que ocurre bajo el agua. Sin embargo, hay otros tipos de playas que no se corresponden en absoluto con esta idea.

Por ejemplo, los hay que no están hechos de arena, sino de conchas o incluso de vidrio, algo extraño, ¿no? O a veces la arena no es blanca, sino verde, rosa o incluso negra. Donde sueles imaginar palmeras, en algunas playas encuentras icebergs o enormes pilares de roca. Descubre dónde puedes encontrar las playas más raras del mundo y qué aventuras te esperan allí. 

1. Shell Beach, Australia

Con Whitehaven o Bondi Beach, Australia aparece regularmente en las listas de las playas más bellas del mundo. Sin embargo, allá abajo no sólo hay interminables playas de arena blanca y espectaculares tramos de costa, sino también algo realmente especial: ¡la playa de Shell en Shark Bay, en Australia Occidental!

Shell Beach, en Australia

A primera vista, esta playa es tan deslumbrantemente blanca como muchas otras. Sin embargo, en un segundo vistazo te darás cuenta de que no se trata de arena blanca, ¡sino de millones de conchas! La playa está formada por una capa de conchas de hasta 10 metros de grosor, que llegaron aquí hace varios miles de años. Alrededor de la playa de Shell hay algunas rutas de senderismo muy atractivas hacia diferentes miradores. Especialmente desde Eagle Bluffs tienes una gran vista de la bahía de Shell y, si tienes suerte, ¡puedes incluso ver tiburones o delfines en el agua clara!

2. Papakolea, Hawaii

En el extremo más meridional de EE.UU. se encuentra Hawaii, una de las islas más atractivas para los aventureros. La playa de la bahía de Mahana no parece realmente una playa, sino más bien una pradera que desemboca directamente en el mar. Eso es porque la arena de la playa de Papakolea no es blanca, ¡sino verde oliva! El color proviene del mineral olivino, que es arrastrado al mar por el cercano volcán Mauna Loa. Básicamente, se trata de pequeños cristales verdes que son más pesados que todos los granos de arena normales y, por tanto, permanecen en la orilla de Papakolea, ofreciéndote este espectáculo único.

Papakolea, Hawaii

Por cierto, ¡esas playas verdes son realmente raras! Sólo hay cuatro de este color en el mundo. Para ver la verde playa de Mahana, como la llaman los lugareños, con tus propios ojos, primero tienes que hacer una caminata realmente dura a través de la roca volcánica. No encontrarás ninguna ruta de senderismo o camino entre el aparcamiento del final de South Point Road y Papakolea. En lugar de ello, sigue los rastros de otros visitantes.

En tu camino por los escarpados acantilados volcánicos, no sólo puede hacer calor y estar muy húmedo, sino que a veces hace mucho viento. Además de tus zapatos para caminar, asegúrate de tener suficiente bebida y tu traje de baño para que puedas saltar a las olas de la playa verde para refrescarte.

3. Playas Brillantes, Maldivas

Asociarás las Maldivas con playas solitarias de arena blanca que contrastan perfectamente con las olas turquesas. Sin embargo, en muchas playas de las Maldivas, el oleaje todavía puede hacer algo muy burdo, ¡y es brillar! Los lugareños llaman a las brillantes playas que encontrarás aquí cada noche de julio a febrero el «Mar de las Estrellas» y esta descripción da en el clavo: en cuanto las olas rompen en la orilla de las playas, se forman muchos miles de puntos azules brillantes que realmente recuerdan al cielo estrellado: ¡el martillo absoluto!

Un cierto tipo de plancton en el agua es el responsable del brillo de la playa, que comienza a brillar cuando choca con la arena para ahuyentar a los peces. Estas brillantes playas estelares no sólo se encuentran en las islas maldivas de Vaadhoo, Rangali y Mudhoo, sino también en la bahía de Mosquito, en Puerto Rico, y en la costa de San Diego. Por cierto, el plancton también reacciona a los movimientos del agua. Así que puedes hacerla brillar fácilmente con la mano, ¡y queda realmente impresionante!

4. Crystal Beach, California

La basura en la playa es algo absolutamente prohibido y es lo último que quieres ver en tu viaje. Sin embargo, si viajas a California, deberías hacer una excepción. Aquí hay una playa que en realidad está hecha de basura, y por eso es tan única.

En la Playa de Cristal de Fort Bragg, en el norte de California, buscarás en vano la arena y en su lugar encontrarás piedras rojas, verdes y blancas hechas de cristal. Estas piedras proceden de un vertedero que se encontraba aquí hace unas décadas. Tras una cuidadosa limpieza por parte de los lugareños y la fuerza natural del agua, las piedras de cristal perfectamente cortadas son lo único que queda para recordar los montones de basura.

Crystal Beach, California

Las bolas de piedra de vidrio están tan suavemente pulidas que puedes caminar fácilmente descalzo sobre los antiguos fragmentos. Sin embargo, una cosa que no puedes hacer es llevarte piedras. Como se quiere preservar esta insólita playa durante el mayor tiempo posible, está oficialmente prohibido meter las esferas de cristal en la mochila.

5. Praia de Benagil, Portugal

El Algarve portugués es un auténtico paraíso para tu próxima aventura playera. Hay un punto de surf brillante tras otro, y entre medias encontrarás un montón de acantilados impresionantes y tramos de costa que son perfectos para una brillante caminata. Sin embargo, lo más destacado es la Praia de Benagil: una cueva marina que esconde una playa de arena realmente genial. La mejor manera de llegar a la pequeña gruta es en kayak desde la playa de Benagil, o puedes nadar los 100 metros más o menos que hay hasta la entrada de la cueva.

Praia de Benagil, Portugal

Junto a las dos entradas junto al mar, hay un gran agujero en el techo de la cueva a través del cual el sol brilla y baña toda la gruta con una luz totalmente irreal. Especialmente al atardecer, ¡el ambiente es increíble! Antes de tu viaje a la Praia de Benagil, deberías mirar con atención la tabla de mareas. Sólo se puede acceder a la cueva con la marea baja y, sobre todo, si vas a nadar, deberías volver antes de la marea alta. Debido a las corrientes que surgen con la marea alta, no es fácil salir de la cueva sin una barca. Sin embargo, con un poco de planificación, la Praia de Benagil es, sin duda, uno de los lugares más chulos de la costa del Algarve, en Portugal.

6. Playa Rosa, Indonesia

Sin duda, Indonesia ha dejado de ser un lugar privilegiado en lo que respecta a la aventura, sino todo lo contrario: hoy en día, un sinfín de mochileros se sienten atraídos por las islas, en las que puedes esperar una brillante variedad de vibraciones relajadas, paisajes emocionantes y una mentalidad muy específica. Lo mejor, sin embargo, son los muchos rincones por descubrir que todavía puedes encontrar en Indonesia a pesar del bombo y platillo.

Playa Rosa, Indonesia

Una de ellas es sin duda la Playa Rosa de Komodo. Dependiendo de la hora del día y de la luz del sol, la arena de este lugar a veces brilla realmente de color rosa, lo que se debe a que los granos de arena blanca normales se mezclan con arena de coral roja. No hay ninguna infraestructura alrededor de la Playa Rosa y sólo se puede llegar a la playa desde el agua en barco. Se ofrecen algunas excursiones diarias desde Flores, pero sólo llevan a un puñado de viajeros a Komodo. Esto significa que casi siempre tienes la playa rosa para ti. Además del color, el mundo submarino es un verdadero punto de atracción. Empaca tu equipo de buceo y explora el arrecife de coral bajo la superficie: ¡es increíblemente sorprendente!

7. Playa de Xi, Grecia

No nos cansamos de las playas griegas. Hay algo verdaderamente exótico e irreal en algunas de las costas que los viajeros encuentran en las islas griegas. A veces parecen de otro mundo y desafían lo que conocemos de las playas.

Por eso, nuestro amor por la suave arena griega y el agua azul cristalino de las playas del Mediterráneo nos llevó a la isla de Cefalonia, en el lado oriental de la Grecia continental. Allí, encontrarás la península de Paliki, al sur de la isla, y la impresionante playa de Xi, de color oxidado.

Playa de Xi, Grecia.

La playa de Xi, al igual que otras muchas playas griegas, es una playa con bandera azul, pero lo que diferencia a Xi de sus homólogas griegas es la arena y el telón de fondo. De camino a la playa, caminarás entre suaves formaciones de arcilla que han sido golpeadas y moldeadas en rasgos afilados a lo largo de los siglos y que dan la impresión de estar caminando por alguna cordillera extraterrestre con grandes pilares blancos de textura similar a la de los percebes.

8. Hyams Beach, Australia

Te darás cuenta de que no todo el blanco es igual en Hyams Beach, en el sureste de Australia. Aquí te espera la playa de arena oficialmente más blanca del mundo, que incluso está en el Libro Guinness de los Récords. La razón del blanco brillante, que realmente te deslumbra cuando sales sin gafas de sol, es la fina arena de cuarzo de la que se compone casi exclusivamente la playa.

Hyams Beach, Australia.

Los finos granos de arena han sido blanqueados por el oleaje durante más de 15.000 años, y en contraste con el azul descarnado de las olas y el verde exuberante de la selva, la playa de Hyams parece mucho más brillante. Sin embargo, aquí puedes hacer algo más que relajarte en la suave arena: La playa de Jervis Bay es perfecta para saltar a las olas con tu tabla de surf o para explorar el mundo submarino con aletas y gafas.

9. Playa de Vík, Islandia

Además de las deslumbrantes playas blancas, verdes y rosas, también hay algunas playas de arena negra. Dado que un volcán es siempre responsable de este efecto dramático, no es de extrañar que veas mucha arena negra, especialmente en la costa islandesa. La playa de Vík no sólo es la más meridional de Islandia, sino también una de las más insólitas y espectaculares del mundo.

Playa de Vik, en Islandia.

Desde el pequeño pueblo de Vík í Mýrdal, en la carretera de circunvalación, se parte a pie hacia la costa cercana. Incluso desde la distancia puedes ver la arena negra, que aquí es totalmente lisa y llega suavemente hasta el mar, y ofrece un marcado contraste con los escarpados acantilados verdes.

Frente a la costa, se puede ver una extraña formación rocosa en el horizonte. Las llamadas Reynisdrangar son columnas de basalto; sin embargo, según la creencia popular islandesa, son trolls fosilizados. Además de la arena negra y los trolls de piedra que sobresalen del agua, las extrañas formaciones de basalto de los acantilados, que recuerdan en cierto modo a la Calzada del Gigante de Irlanda, son un espectáculo impresionante. Especialmente cuando el cielo está nublado, el sol se pone y se forma una ligera niebla, ¡seguro que tendrás un momento de piel de gallina en las arenas negras de Vík!

10. Playa Escondida, México

En la Playa Oculta de México, el nombre lo dice todo: para llegar a la playa en las deshabitadas Islas Marietas, primero hay que nadar a través de un túnel de 24 metros o tomar un kayak. Independientemente de cómo llegues a la playa escondida, siempre debes tener a tu lado un guía experimentado y con licencia. Esta aventura no está exenta de peligro debido a la fluctuación del nivel del agua, y las islas también están protegidas.

Playa Escondida en México.

A primera vista, parece que es un gran esfuerzo tumbarse en la playa, pero sin duda merece la pena. Al final del túnel, suele esperarte una playa de arena desierta en medio de un enorme cráter que se dice que se creó durante un experimento con bombas. En otras palabras, ¡estás prácticamente solo en una playa subterránea con luz de día!

11. Playa As Catedrais, España

No hace falta que vueles al otro lado del mundo para relajarte en una playa realmente única. Basta con un breve viaje por carretera al norte de España. Cerca del pequeño pueblo pesquero de Rinlo, encontrarás la Playa As Catedrais, donde realmente te darás cuenta de las poderosas fuerzas del Atlántico. El mar ha excavado increíblemente en los escarpados acantilados de este lugar, creando impresionantes cuevas y agujas de roca que salpican toda la playa.

Playa de las Catedrales
Playa de las Catedrales, en España.

Pasas de una cueva rocosa a otra, con enormes arcos entre ellas, que recuerdan a una catedral de gran tamaño. Antes de ir a esta playa, asegúrate de comprobar el calendario de mareas. Con la marea alta, no se ve nada de la playa, e incluso con la marea baja, el agua del mar se acumula entre los bancos de arena.

Por supuesto, las impresionantes formaciones rocosas de la pequeña playa ya no son un secreto, sino todo lo contrario: en el pasado, hasta 20.000 personas se reunían aquí cada día. Eso no sólo estaba bastante lleno, sino que además era muy poco agradable para la naturaleza circundante. Entre julio y septiembre, sólo puedes ir a la Playa As Catedrais con una entrada gratuita. En verano, tienes que planificar con antelación, pero no tienes que compartir la playa con miles de personas.

12. Playa de Koekohe, Nueva Zelanda

Nueva Zelanda es el país de la aventura por excelencia, y la Isla del Sur en particular es impresionante. Tanto si pasas varios días haciendo senderismo por paisajes impresionantes y totalmente vírgenes, como si satisfaces tus ansias de adrenalina haciendo paracaidismo y rafting, o se te pone la piel de gallina nadando con delfines salvajes, la Isla Sur de Nueva Zelanda redefine la aventura.

12. Playa de Koekohe, Nueva Zelanda

Lo mismo ocurre con las playas, por supuesto, y no hay que perderse la playa de Koekohe, al sur de Oamaro. Cuando hay marea alta, la playa de arena se parece a cualquier otra. Sin embargo, en cuanto el agua se retira, aparecen los peñascos de Moeraki: se trata de enormes rocas de varias toneladas de peso, con una superficie lisa y forma redonda que parecen bolas de bolos. Si quieres maravillarte con las formaciones de piedra, que tienen unos 65 millones de años, lo mejor es que vengas a la playa a primera hora de la mañana o al atardecer. No sólo verás menos gente, sino que también podrás experimentar el increíble ambiente del amanecer y el atardecer.

13. Playa de la Vaca, India

No es ningún secreto que las vacas son sagradas en la India y las verás en casi todas partes. Pero tal vez no sepas que incluso podrías tener que compartir tu toalla con una vaca en la playa. En Goa, los animales sagrados han elegido realmente una playa de arena súper bonita como su lugar favorito, lo que es una visión totalmente loca, ¡sobre todo para los europeos!

Playa de la vaca, en India.

Poco después del amanecer, las vacas son atraídas a la Playa de las Vacas. Pasan todo el día tumbados en la arena y refrescándose, antes de encontrar un lugar para dormir bajo los árboles del interior por la noche. Si estás en Goa, no sólo puedes hacer unas fotos geniales, sino también sentarte entre las vacas, que normalmente no se dejan impresionar por los visitantes.

14. Thunder Cove, Canadá

No es realmente difícil salirse de los caminos trillados en un país como Canadá. Aquí te espera un número increíble de aventuras en lugares totalmente irreales en los que te sientes muy lejos del mundo y de tu vida cotidiana. Uno de estos lugares es Thunder Cove, en la Isla del Príncipe Eduardo, frente a la costa este de Canadá. No sólo la arena de la pequeña bahía brilla de color rojo óxido desde lejos, sino también las numerosas agujas de roca, los acantilados y las formaciones de arenisca.

Si te quedas aquí de espaldas al mar y dejas que tu mirada se pierda en Thunder Cove, seguro que por un momento tendrás la sensación de que ya no estás en Canadá, sino en algún lugar de Marte o en medio del desierto de Arizona. Dado que la piedra arenisca no es realmente estable, debes evitar subir a las rocas; es mejor que te subas a tu kayak para ver la inusual sección costera desde el agua. También merece la pena desviarse a la Roca de la Taza, una roca roja de forma extraña situada frente a la costa. Especialmente por la mañana, poco después de la salida del sol, el mar en calma y la luz dorada hacen que la imagen sea brillante.

15. Playa de arena negra, Antártida

Si te estás preparando para un viaje a la Antártida, el equipo de natación definitivamente no está en lo más alto de tu lista de equipaje. Sin embargo, si te detienes en la Bahía de los Balleneros, en la Isla de la Decepción, ¡el traje de baño debe estar en tu mochila! La arena volcánica de la Playa de Arena Negra no sólo es de color negro azabache, sino que también es muy cálida. En algunos lugares incluso sale vapor y está tan caliente que te quemarás los pies si caminas descalzo.

La temperatura de la arena por sí sola calienta el mar de hielo tanto que sigue estando superfrío, pero aún puedes nadar en él durante un corto periodo de tiempo, incluso sin traje de neopreno. De todos modos, no puedes nadar muy lejos, porque dependiendo de la época del año en que llegues a la Bahía de los Balleneros, ¡los enormes témpanos de hielo de la costa te bloquean el camino! Aunque las ruinas de la antigua estación ballenera siguen en pie en la Isla Decepción, la isla está deshabitada como el resto del continente. Sólo tendrás que compartir la playa de arena negra con tus compañeros de viaje y algunos pingüinos.

16. Playa Carate, Costa Rica

Costa Rica ocupa un lugar destacado en la lista de deseos de muchos aventureros ávidos de viajes, ¡y no sin razón! Con sus numerosos bosques tropicales, senderos solitarios, ríos de color turquesa y volcanes a veces activos, es un parque de aventuras. Especialmente genial es la Península de Osa, que con el Parque Nacional del Corcovado es el rincón más salvaje de Costa Rica.

El parque no sólo ofrece una ingeniosa selva, donde tienes muchas posibilidades de encontrarte con animales salvajes como el tapir o el jaguar, sino también una de las playas más ingeniosas del mundo: ¡Playa Carate! En un momento estás todavía en la selva profunda y unos metros más allá te encuentras de repente en una playa de arena interminable y desierta. ¡Puedes pasar días aquí sin que otros se unan a tus huellas en la arena!

17. Playa de Saksun, Islas Feroe

Si eres un adicto a la aventura, puede que ya estés añorando las Islas Feroe. Seguro que te vienen a la cabeza imágenes de campos verdes y brillantes, pequeñas cabañas de piedra con tejados de hierba y cascadas que se precipitan desde los acantilados kársticos directamente al mar. Cuando estas imágenes se hagan realidad y emprendas tu viaje al archipiélago, hay un lugar en la isla principal de Streymoy que no debes perderte: ¡Saksun!

Playa de Saskun, Islas Feroe.

Incluso desde la distancia puedes ver las pocas casas que se alzan sobre la bahía, cuyos tejados son tan verdes como el resto del paisaje. Desde la iglesia del pueblo, varios senderos conducen a la solitaria playa de arena, que se encuentra entre las altas montañas de ambos lados como en un cráter.

Debido al color oscuro de la arena, los verdes de la orilla parecen aún más intensos y, junto con las empinadas laderas rocosas con algunas cascadas que descienden, ¡te sientes como si hubieras llegado a un mundo completamente diferente! Antes de dirigirte a la playa, consulta a los lugareños para saber cuándo baja la marea. Al fin y al cabo, la playa de Saksun está bajo el agua la mayor parte del tiempo y sólo cuando el mar se retira durante unas dos horas al día puedes caminar por la arena.

18. Hoshizuna-no-Hama, Japón

Las islas de Okinawa, en Japón, son claramente el paraíso playero del país, y como sólo se puede llegar a ellas en avión, son ideales para una excursión complementaria de varios días durante tu viaje a Japón. Si sólo tienes tiempo para una de las islas, ¡la isla de Iriomote debería estar en tu itinerario! La isla en sí es casi un 100% de selva tropical densa y con poca gente viviendo aquí, sentirás que tienes la naturaleza de la selva completamente para ti.

18. Hoshizuna-no-Hama, Japón

En la costa norte de la isla, te espera una de las playas más extrañas del mundo: ¡La Playa de Arena de las Estrellas! Como su nombre indica, los granos de arena aquí no son redondos, sino que tienen forma de estrella. En sentido estricto, no son granos de arena, sino conchas de protozoos que han aparecido en el mar frente a la costa.

Si quieres llevarte un puñado de estrellas a casa, acércate a la playa después de una tormenta y encontrarás un montón de esas diminutas conchas con forma de estrella. Asegúrate de llevar también tu equipo de buceo, ya que el arrecife de coral de la playa de Star Sand es casi tan bonito como la propia playa, y también es perfecto para probar el buceo con tubo.

1 comentario en “Las 18 playas más raras del mundo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba