Los puntos estratégicos de las rutas marítimas mundiales

Se calcula que más del 80 por ciento de todos los productos comercializados a nivel mundial se transportan a través del mar. Es más que probable que la ropa que usamos, el vehículo que conducimos (y su combustible), la televisión que vemos o el teléfono móvil que tenemos en la mano hayan llegado en barco.

El movimiento de todas estas mercancías es posible gracias al transporte marítimo. Las rutas marítimas más importantes del mundo son las del Atlántico Norte, las que unen Europa y América del Sur; las que unen Europa y África Occidental con el Índico para llegar hasta China y Japón.

También son muy relevantes las rutas transpacíficas, que unen Asia y América haciendo uso de la corriente del Kuroshio. En el siguiente mapa podemos apreciar la densidad de barcos de esas rutas marítimas comerciales.

Mapa de las rutas comerciales en el mundo

En esta espectacular visualización superior, ‘Shipmap’, realizada en 2012 puede apreciarse el reparto de las rutas marítimas en el mundo. También resulta de utilidad la herramienta ‘Vassel finder’ para apreciar la distribución de los barcos en los océanos a tiempo real.

La imagen que ofrece esta herramienta, barco a barco, no suele distar en su foto fija de la que se presenta en la visualización inferior, en la que aparecen agrupadas por densidad las principales rutas marítimas. No hay que olvidar que, canales como el de Suez y Panamá aparte, las rutas marítimas se han mantenido estables a lo largo de la historia.

Mapa que muestra la densidad de las principales rutas marítimas en la actualidad.

No en vano, las rutas marítimas dependen en última instancia en su configuración de las corrientes marinas, como veremos más adelante.

Los puntos más estratégicos del comercio marítimo

Así las cosas, en todas esas rutas existen unos cuantos puntos estratégicos, de una importancia fundamental para el comercio marítimo. Hay algunos puntos, como el Canal de la Mancha, el Estrecho de Gibraltar o el Estrecho de Malaca que son naturales.

Por otro lado, nos encontramos con puntos que, como el Canal de Suez o el Canal de Panamá están realizados por el hombre. El control de estos puntos y su bloqueo pueden tener grandes consecuencias a nivel mundial. Lo hemos visto con el bloqueo par parte del barco Ever Given del canal Suez que se saldaba con seis días encallado en medio de una infraestructura crítica.

Un bloqueo que representaba una amenaza de primer orden a las cadenas de suministro del comercio global. No en vano el 10% del comercio mundial lo cruza, según estimaciones de la Autoridad del Canal de Suez, y es una de las vías más importantes del planeta en el transporte de gas, petróleo y mercancías en contenedores.

Canal de La Mancha

El canal de la Mancha es zona de paso para las rutas entre el Reino Unido y Europa, y entre el océano Atlántico y el mar del Norte, lo que lo convierte, con más de quinientos barcos al día, en la vía marítima más transitada del mundo.

La ruta separa Reino Unido y Francia y conecta el mar del norte con el océano Atlántico. Se calcula que unos 500 barcos atraviesan el canal al día, lo que la convierte en la ruta marítima más crítica de Europa.

El canal de La Mancha en una vista satélite.
El canal de La Mancha en una vista satélite.

El canal tiene una longitud de 560 km aproximadamente y su anchura varía entre 240 km y 33,3 km en su parte más estrecha, en el estrecho de Dover o paso de Calais, entre Dover y el cabo Gris-Nez.​ Es el más pequeño de los mares superficiales de la plataforma continental de Europa y ocupa una superficie de 75 000 km aproximadamente.

El estrecho de Malaca

Localizado entre la costa occidental de la península malaya y la isla indonesa de Sumatra, el estrecho de Malaca es un importante corredor marítimo que une, al norte, el mar de Andamán, mar marginal del océano Índico, y al sur el estrecho de Singapur.

El estrecho tiene aproximadamente 800 km de longitud, con una anchura entre 50 km y 320 km. Tiene solo 2,8 km de ancho en su punto más angosto, el estrecho de Philips, en el estrecho de Singapur, lo que ha llevado a este emplazamiento a ser un punto estratégico a lo largo de la historia.

El estrecho de Malaca desde el aire
El estrecho de Malaca desde el aire

En su parte media se encuentra su mínima profundidad la que condiciona el calado de los buques que lo atraviesan (proximidades de Port Kelang, One Fathom Bank). En la parte sureste, el estrecho comunica con el estrecho de Singapur y está cerrado por varias islas del grupo del archipiélago de Riau que permiten la navegación por varios canales de paso.

Un papel estratégico clave

Ha adquirido un importante papel estratégico, siendo la principal vía de abastecimiento de petróleo de dos de los principales consumidores mundiales, Japón y China. En promedio, 150 barcos pasan a diario a través del estrecho, que es una ruta de navegación importantísima, ya que vincula todo el mar de la China Meridional con el océano Índico y con Europa vía canal de Suez.

Con el auge de Asia, con China a la cabeza, la ruta que conecta el Índico con el Mar de Sur de China a través del estrecho de Malaca se ha consolidado como una de las más importantes.

Posición geográfica del Estrecho de Malaca
Posición geográfica del Estrecho de Malaca

Por ella pasa gran parte de las mercancías que exportan e importan tanto China como Japón y Corea del Sur además de otros países de la zona. De hecho, por allí circula la mayor parte del petróleo que importan China y Japón, los dos mayores importadores de petróleo del mundo. No es de extrañar que una de las grandes preocupaciones estratégicas de China sea precisamente controlar esta ruta y en general todo su abastecimiento marítimo.

El estrecho de Gibraltar

Conocido en la Edad Antigua como las Columnas de Hércules, el estrecho de Gibraltar es otro de los grandes pasos marítimos del planeta y cuenta con un gran tráfico marítimo, con más de 82 000 buques al año que lo cruzan al año.

El estrecho de Gibraltar une de dos masas de agua: el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. También separa dos continentes: Europa y África. Incluso geológicamente, el estrecho representa la fisura de las dos placas tectónicas: la Euroasiática y la Africana. En su punto más estrecho, Europa y África están separadas por 14,4 kilómetros de océano y tiene una profundidad de 300 a 900 metros.

Estrecho de Gibraltar
Estrecho de Gibraltar

Es una de las vías de navegación más importantes del mundo al dar acceso al océano Atlántico y el mar Mediterráneo, el cual a su vez comunica con el Oriente Próximo y Asia por el canal de Suez. 

Es también punto de paso de muchas pateras en las que inmigrantes mayoritariamente africanos intentan pasar de África a Europa. Las condiciones inhumanas en que viajan estos inmigrantes hacen que muchos fallezcan en el intento.​​

Estrecho de Ormuz

El estrecho de Ormuz separa el golfo de Omán, localizado al sudeste, y el golfo Pérsico, al sudoeste. En la costa norte se localiza Irán y en la costa sur el exclave omaní de Musandam.

Su peso estratégico se debe a que es por donde sale buena parte del petróleo de los países del Golfo Pérsico. Irán tiene grandes posibilidades de control y de obstrucción, lo que más de una vez ha causado preocupaciones y tensiones.

Estrecho de Ormuz
vista aérea del estrecho de Ormuz

Su anchura oscila desde los 60 a los 100 kilómetros. Casi el 20% del petróleo del mundo y aproximadamente el 35% comercializado por mar pasa por el estrecho.  Por todo ello, es un punto estratégico muy importante para el comercio internacional.

Para reducir el riesgo de colisión, los barcos que se mueven a través del estrecho siguen un Esquema de separación de tráfico: los barcos entrantes usan un carril, los barcos salientes usan otro, cada carril tiene un ancho de dos millas. Los carriles están separados por una «mediana» de dos millas de ancho.

El canal de Suez

El 17 de noviembre de 1869 se abrió el Canal de Suez, que cuenta con una  de 163 km entre Puerto Saíd (en la ribera mediterránea) y Suez (en la costa del mar Rojo). Permite acortar la ruta del comercio marítimo entre Europa y el sur de Asia, pues evita tener que rodear el continente africano.

De este modo se abrió la ruta marítima más corta entre los océanos Atlántico y Índico. Gracias a esta ruta los barcos ya no tenían que dar la vuelta a África a través del Cabo de Buena Esperanza, lo que solía implicar 24 días de navegación frente a las 16 horas que se tarda, de media, en cruzar el canal.

El canal de Suez y su posición relativa
El canal de Suez y su posición.

A día de hoy es una de las mayores rutas marítimas del mundo con más 100 barcos atravesándolo a diario. De hecho, 3,9 millones de barriles fueron transportados en 2016 y más de 900 000 toneladas de carga fueron transportadas a través del mismo en 2017.

El canal no puede regular un flujo en dos direcciones. Por ello, los barcos viajan en un convoy dirección norte y dos convoyes dirección al sur cada 24 horas.

El canal cuenta con el Gran Lago Amargo, que está comunicado de manera directa el mar mediante el canal de Suez sin esclusas intermediarias. El agua perdida por evaporación en el lago es continuamente reemplazada por agua del mar. El lago permite la atenuación del efecto de las corrientes causadas por las mareas participando como si fuera un acumulador. La Autoridad del Canal de Suez de la República Árabe de Egipto es propietaria del canal, de manera que lo opera y cobra peajes por utilizarlo.

El cabo de Buena Esperanza

Hasta la apertura del Canal de Suez, la ruta que unía Europa y Asia, también conocida como la ruta de la India o la ruta del Cabo era la más frecuente para unir Europa con el Sudeste Asiático. La ruta pasaba por el cabo de Buena Espezanza y el Cabo Agulhas, que es realmente el punto más meridional de África.

El cabo de Buena Esperanza es un cabo localizado en el extremo sur de África. El primer europeo en avistarlo fue el navegante portugués Bartolomé Díaz en 1488. Desde entonces ha sido un punto estratégico para la navegación.

El primer registro de haber completado la ruta que unía Europa con Asia por esta ruta del Cabo corresponde al también portugués Vasco de Gama. En la época de los descubrimientos, cuando España y Portugal se repartían el mundo mediante el Tratado de Tordesillas, esta ruta tenía una gran importancia. Pero con la entrada en funcionamiento del Canal de Suez en 1869 cayó en desuso para la conexión de Asia oriental y Europa.

Habitaulamnete se tiende a pensar que el el Cabo de Buena Esperanza el punto más meridional de África y el que divide los océanos Atlántico e Índico. Pero no es así. Es el cabo Agulhas (unos 150 kilómetros al suroeste) el que ocupa esa posición geográfica.

Estrecho del Bósforo

El Bósforo también conocido como estrecho de Estambul es un estrecho que separa la parte europea englobada durante el Imperio otomano en la provincia europea de Rumelia de la parte asiática: Anatolia de Turquía.

La densidad del tráfico marítimo se ha incrementado de 4400 buques anuales en 1936 a 48 000 buques por año en 2008.

El estrecho del Bósforo, que atraviesa la ciudad de Estambul
El estrecho del Bósforo, que atraviesa la ciudad de Estambul

Con 132 buques cruzando diariamente (no se incluye el tráfico local), el Bósforo (junto al estrecho de Dardanelos, que necesariamente deben atravesar también la mayoría de los buques) se ubica en segundo lugar en densidad de tráfico, después del estrecho de Malaca.

El canal de Panamá

El canal de Panamá​ fue inaugurado el 15 de agosto de 1914 como una vía de navegación interoceánica entre el mar Caribe y el océano Pacífico. Atraviesa el punto más estrecho del istmo de Panamá, con 82 kilómetros. El canal ampliado (un tercer juego de esclusas) se inauguró en 2016 tras una década de obras.​

Esquema del canal de Panamá
Esquema del canal de Panamá

Considerado como una de las grandes obras de la ingeniería mundial del siglo XX,​el canal funciona a través de esclusas en cada extremo que elevan los barcos hasta el lago Gatún. Este lago artificial fue creado para reducir la cantidad de trabajo requerido para la excavación del canal, a 27.5 metros sobre el nivel del mar, para después descenderlos hasta el nivel del Pacífico o el Atlántico.

En 2012, Estados Unidos, China, Chile, Japón y Corea del Sur fueron los cinco principales usuarios del canal. Antes de su apertura, los pasos naturales utilizados entre los océanos Atlántico y Pacífico eran el estrecho de Magallanes y el cabo de Hornos.​

El estrecho de Magallanes

El estrecho de Magallanes es un paso marítimo localizado en entre la Patagonia, la isla Grande de Tierra del Fuego y varias islas ubicadas al oeste hacia el Pacífico. Es el principal paso natural entre los océanos Pacífico y Atlántico.

El estrecho lleva el nombre del navegante Fernando de Magallanes que lo descubrió en 1520 durante la expedición española a las Molucas, en la que fue la primera circunnavegación de la historia.

Estrecho de Magallanes
Estrecho de Magallanes.

La ruta es difícil de navegar debido a los frecuentes vientos y corrientes impredecibles. El estrecho es más corto y está más protegido que el Pasaje de Drake, el que separa el Sur de América y la Antártida.

Esta ruta de mar abierto alrededor del Cabo de Hornos está plagada de vientos que es acosado por frecuentes vientos huracanados e icebergs. Junto con el Canal Beagle, el estrecho fue una de las pocas rutas marítimas entre el Atlántico y el Pacífico antes de la construcción del Canal de Panamá.

Canal de Kiel

Otro canal de importancia es el canal de Kiel. Situado en el norte de Europa, es un largo canal artificial de 98 km de longitud que comunica el mar Báltico, en Kiel-Holtenau, con el mar del Norte. Atraviesa el estado federado alemán de Schleswig-Holstein.

Se ahorran unos 460 km utilizando el canal ya que se evita tener que bordear la península de Jutlandia. Esto no solo ahorra tiempo, sino que también evita las potencialmente peligrosas tormentas habituales en esos mares.

Estrecho de Torres

El estrecho de Torres es un estrecho marino que separa Australia, al sur, de la isla de Nueva Guinea, al norte. Tiene una anchura aproximada de unos 150 km.

Al sur se encuentra el cabo York, en el estado australiano de Queensland y al norte la Provincia Occidental de Papúa Nueva Guinea. El estrecho lleva el nombre del marino español Luis Váez de Torres que lo descubrió en 1606.

Factores a considerar para rutas marítimas

Las rutas marítimas son el resultado de contemplar varios factores. Entre estos destacan la economía de combustible, de manera que las rutas consuman el menor combustible posible. Pero también se tienen en cuenta los factores climatológicos y oceanográficos.

Así, las corrientes marítimas, las estadísticas de vientos predominantes o presencia de hielos flotantes son elementos de importancia a la hora de fijar las rutas. Los elementos geográficos actúan aquí como limitantes, de cara a escoger las rutas marítimas más apropiadas.

Además hay factores legales, como es el caso de las máximas cargas o francobordo, que es la máxima carga que un barco puede transportar. Por último, también resultarán relevantes la cercanía a puertos intermedios para el caso de tener que efectuar recaladas forzosas para recibir asistencia o auxilio de tierra.

La suma de estos factores hace que la mayor parte de la navegación comercial se concentre en verdaderos corredores oceánicos. Nos encontramos con rutas que que unen los puntos más del globo en cuanto a densidad de tráfico.

La influencia del deshielo del ártico en las rutas marítimas

Está por ver el efecto que tendrá el deshielo del ártico. Este fenómeno asociado al cambio climático ha desencadenado la disputa de las naciones por controlar la nuevas rutas marítimas que se abren.

También las riquezas que se esconden bajo las aguas del Polo, que permitirán acceder directamente desde el Atlántico a las costas de Asia o del Oeste del continente americano sin necesidad de llegar a Suez o al canal de Panamá.

Historia de las rutas marítimas

Las rutas comerciales han evolucionado a través de la historia. También lo han hecho las rutas marítimas. Los primeros países que más extensivamente utilizaron las rutas marítimas fueron España y Portugal en la conocida como era de los descubrimientos.

Mapa que muestra las principales rutas comerciales oceánicas portuguesas (azul) y españolas (blancas) en el siglo XVI, como resultado de la exploración durante la Era de los Descubrimientos.

El galeón de Manila

De esta época es el galeón de Manila, un claro precedente de la Globalización que trajeron las Españas. También llamado Galeón de Acapulco y Nao de China, era el nombre con el que se conocían las naves que cruzaban el océano Pacífico una o dos veces por año entre Manila (Filipinas) y los puertos de Nueva España en América, principalmente Acapulco.

Este galeón protagonizaba la travesía Filipinas-México (Nueva España) de una ruta comercial que se extendía desde Europa hasta América y a la región de Asia-Pacífico, convirtiéndose en la primera ruta de comercio mundial de la historia, además de la más larga de su época.

La totalidad del trayecto desde España hasta Filipinas sumaba alrededor de 15 000 millas naúticas, conectando Sevilla con Veracruz en su tramo Atlántico, Veracruz y Acapulco a través de la Ciudad de México por tierra y finalmente Acapulco y Manila atravesando la totalidad del Pacífico. Aunque la línea del Pacífico duró hasta 1815, la ruta completa mundial operó desde 1566 hasta 1790.

La línea transpacífica existía desde el descubrimiento del tornaviaje (viaje de vuelta por el Pacífico desde las Islas de la Especiería) por Andrés de Urdaneta en 1565. Conectó regularmente Manila con Acapulco hasta 1815. Productos asiáticos (seda, porcelana, marfil y especias) se transportaban a Nueva España a cambio de plata de las minas de Zacatecas y Potosí.

Parte de esta mercancía oriental era después transportada por tierra hasta Veracruz (cruzando la Ciudad de México) donde se embarcaba en la Flota de Indias. Dicha flota partía para Sevilla después de hacer escala en La Habana, transportando artículos valiosos de Nueva España, Perú y Asia.

Esta importación de productos orientales durante más de doscientos años propició particularidades interesantes en España, tales como la adopción del mantón de Manila en el traje flamenco, considerado hoy día inherente a la moda andaluza.

En dirección contraria, la Flota de Indias surcaba el Atlántico entre España y América ya desde el primer viaje de Colón de 1492. Vinos españoles, aceite de oliva, libros y productos manufacturados se fletaban para Veracruz y tras atravesar el Virreinato se embarcaban en el Galeón de Acapulco a Manila junto con otros productos del Nuevo Mundo.

La introducción en Filipinas de herramientas, textiles, y productos agrícolas españoles acarreó cambios significativos en la forma de su población. Provocó asimismo la adopción de muchos vocablos españoles en tagalo, que desde entonces se consideran nativos. Las nuevas costumbres, prácticas y técnicas introducidas transformaron el paisaje físico y cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba