Saltar al contenido

Los grandes grupos dialectales del español

14 marzo, 2018
Monasterio de Yuso, San Millán de la Cogolla, La Rioja

La lengua es una de las capacidades humanas sobre la que hay más tópicos falsos. El primero de ellos podría ser el de que los dialectos son formas corrompidas, desgajadas, separadas, diferenciadas, de la lengua, la variedad de prestigio, la normativa.

Nada más lejos de la realidad. La norma, el ideal de lengua artificial que solo sirve de referente a todos los hablantes de un mismo sistema, solo se habla en muy extrañas situaciones. En esas situaciones, normalmente, los hablantes incurren en faltas a esta por desconocimiento.

Zonas donde se prefiere el nombre “castellano” frente a zonas donde se prefiere el nombre “español”

Esa norma se crea fundamentándose con base en los dialectos, que es lo que la gente habla de verdad. Es decir, nadie, absolutamente nadie en la tierra, habla ninguna lengua normativa. Siempre hablamos un dialecto, o habla de la zona en la que nacemos o vivimos, la lengua oral.

Esto va unido también a la concepción de que hay zonas en las que se habla “mejor” que en otras. Es completamente falso. La zona, o lo que nos incumbe, el dialecto, no marca en absoluto la “calidad” del habla.

No hay ni una sola variedad lingüística que sea más correcta que otra, todas cumplen su función perfectamente: la comunicación.

 

El español en el mundo y sus principales grandes agrupaciones dialectales

La expansión geográfica del español

De hecho, es importante saber que la lengua normativa no es más que una variedad creada a partir de otra con especial suerte: la lengua de la zona dominante y la variedad de esa zona que hablaba la élite social. No existe ningún motivo lingüístico para que la norma sea la que es, sino social y, con el tiempo, tradicional y estético.

El español o castellano nació en Castilla, por lo que no es difícil averiguar por qué el habla de esta región española, que corresponde más o menos al norte del centro español, es la más históricamente prestigiosa.

Tras expandirse por la Península, viajó a algunas ciudades de la costa norte africana y a las islas Canarias. De ahí dio el salto a América, después Filipinas y, siglos más tarde, algunos enclaves de la costa africana occidental, principalmente el Sáhara Occidental y Guinea Ecuatorial.

El seseo atlántico

La división tradicional distingue entre español europeo y español atlántico. El español europeo sería, claro, el de España excepto Canarias. Aparte, se encontraría la región de Andalucía, en el sur de la península, que es un puente entre ambos.

La principal diferencia sería el seseo generalizado en el atlántico, que incluiría las islas Canarias, las islas Filipinas, que formaban parte de la Nueva España y estaban muy influenciadas por México, y todo el continente americano.

Seseo, ceceo y distinción en el español

Particularidades de Guinea y Filipinas

Pero esta división tradicional acusa un problema: en el actual español de Guinea, idioma oficial y ampliamente hablado y enseñado, aunque existe el seseo, es minoritario, siendo mayoritaria la misma diferencia entre la pronunciación de za y sa que hay en España.

También, aunque el español de Filipinas está casi extinto, actualmente hay una tendencia a acercar el habla local a la europea, porque España está ejerciendo una influencia cultural potente en los hablantes.

Así, la división primera entre español atlántico y europeo parece poco exacta, ni de forma global ni de forma concreta, porque hay países donde los dos fenómenos que supuestamente separan, el seseo y la distinción de ese y zeta, conviven.

Además, el español atlántico resultaría enormemente vasto, casi inabarcable, con una diversidad increíble, lo esperable viendo el tamaño del territorio hispanoparlante en América.

El uso del “ustedes” frente al “vosotros”

Pero no solo la pronunciación de esas dos letras separa las dos variedades. Otra gran diferencia entre el atlántico y el europeo (y guineano) es el uso de ustedes con el verbo en tercera persona del plural frente a vosotros con el verbo en segunda persona del plural.

Frente a la forma vosotros coméis, en el español atlántico se usa ustedes comen, forma reservada en la península Ibérica y Guinea para la cortesía. Andalucía, como en el seseo y otros casos, haría de puente con la forma intermedia ustedes coméis, que no está registrada en la norma como las dos anteriores.

El pronombre “vos” frente a “tú”

El tercer gran fenómeno diferenciador sería el uso del pronombre vos para la segunda persona del singular frente a . Este es el último gran fenómeno porque, de hecho, ya no es general a toda América como ocurre casi totalmente (casi, lo que significa que en realidad no totalmente) con los dos anteriores.

Aunque el voseo, como se llama este fenómeno, está presente casi en todos los países americanos, hay amplias zonas donde no se usa.

Voseo. En azul oscuro: uso general y de prestigio social; azul: convivencia de vos y tú; azul claro: uso restringido

Así, al imaginar el habla típica de un mexicano, un colombiano, un venezolano o cualquier persona del Caribe, no la asociamos al voseo. Sí ocurre si pensamos en un argentino o uruguayo.

Pero hay muchísimas zonas más donde el voseo es generalizado. Además, hay varios tipos de voseo, no son todos iguales.

Estas son las diferencias básicas entre los grandes grupos dialectales del español en el mundo. Pero las diferencias entre estos dos grupos, entre países, entre regiones, son de una variedad y riqueza casi inimaginables. Iremos viéndolas en futuros artículos.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (5)

Estimado amigo:
He leído con mucha atención tu artículo y sin entrar en discusiones sobre dónde nació el castellano, sí puedo decir varias cosas sobre el castellano que se habla en el Río de la Plata.
Vivo en Uruguay, mi idioma materno es el castellano (prefiero llamarlo castellano y no español) y con respecto al voseo tengo que decir que éste término es casi privativo de la provincia de Buenos Aires. Los uruguayos NO usamos el “vos”, usamos el “tu” y el uso de uno u otro identifica la nacionalidad del interlocutor.
Cómo hay una histórica antipatía entre uruguayos y habitantes de la provincia de Buenos Aires (no así con los habitantes de las demás provincias que son tipos normales y no unos pedantes), quien dice “vos” en Uruguay queda identificado inmediatamente. Y el uruguayo que dice “vos” es inmediatamente corregido. Hay muchos uruguayos que viven en Buenos Aires, cómo hay muchísimos bonaerenses que viven en Uruguay, pero todos ellos tienen mucho cuidado de usar el “tú” en territorio uruguayo.
Si les interesa conocer la histórica antipatía entre uruguayos y bonaerenses, avísenme que les cuento.

Un saludo
Alvaro Kröger

Responder

Hola, Álvaro.

Todos los datos que manejo y las referencias de mis conocidos uruguayos me dicen otras cosas sin excluir lo que comentas.

En cualquier caso, será un interesante debate para el artículo en que toque este tema.

Un saludo.

Responder

Tu..estas siendo pedante..No nos das aunque sea..un pequeño margen de bonaerenses educados…Yo lo soy…(Se que somos la minoría)no me crees. ?

Responder

El español no nació en Castilla
Si se puede considerar nacimiento el primer escrito del que se tiene constancia del romance que se hablaba en la zona del Valle del Ebro, el español nació en el Reino de Pamplona Najera
El primer testimonio recogido de un texto escrito en español primitivo aparece en el Monasterio de San Millán de la Cogolla, en territorio del Reino de Pamplona Nájera, a 15 kilómetros de esta última población (donde está el enterramiento de reyes navarros y sus familiares
Así que si no es español en todo caso sería navarroaragonés
http://admin.religionenlibertad.com/archivos/religionenlibertad.com//najera-pamplona.jpg

Responder

Hola, Manuel.

El primer texto que se conserva de una lengua no marca ni su lugar ni su fecha de nacimiento. En las Glosas Emilianenses también está el primer testimonio no epigráfico escrito del euskera, y es evidente que esta lengua no nació en La Rioja en la Edad Media. Es fácil suponer que un día antes, un año, un lustro, una década, un siglo e incluso dos siglos antes, ya se hablaban esos idiomas. Los Cartularios de Valpuesta, conservados en Burgos, atestiguan vocabulario de un romance que tiene claramente las características del castellano, y son escritos, algunas palabras al menos, a principios del siglo IX, cuando La Rioja aún estaba bajo gobierno musulmán (si no me equivoco pasó a manos cristianas a finales del IX o principios del X).

El primer testimonio de castellano que existe no es el que está en San Millán de la Cogolla, pues. Además, lo que está escrito allí no es ni siquiera castellano, sino alguna forma de navarroaragonés, como tú bien indicas, lengua que está hoy arrinconada en el Pirineo aragonés. La mayoría de los lingüistas y filólogos han llegado a esta convención, pero no hace falta ser ningún experto para verlo. Te invito a que entres en esta página, tan accesible, de la Wikipedia y veas las características de los textos, qué rasgos coinciden con el castellano y cuáles con el navarroaragonés (hay una tabla comparativa muy sencilla e ilustrativa): https://es.wikipedia.org/wiki/Glosas_Emilianenses

Espero haber expuesto con claridad los argumentos en los que fundamento el artículo.

Un saludo.

Responder