Hace tiempo reflexionábamos en el blog sobre los países cuyo nombre oficial poco tiene que ver con el que usamos en nuestro idioma. Nos referíamos por ejemplo a Finlandia, que es Suomi, o a Japón, cuyo nombre oficial es Nippon. Otro de los ejemplos que en su día tratamos fue el de Alemania.

Y sobre este caso concreto nos daba el alto en un comentario al artículo Armando Reygadas. Nos sugería que “sería muy interesante analizar la forma en que cada nación de Europa tiene para referirse a Alemania; parece que cada quien tiene su propia forma de hacerlo y estas rara vez coinciden”. Le prometimos indagar sobre el asunto y a ello nos ponemos.

Alemanes viendo un partido de fútbol de su selección
Alemanes viendo un partido de fútbol de su selección. Fuente.

Alemania puede decirse casi de mil maneras distintas. De hecho, es posible aventurarse a afirmar que, casi con toda probabilidad, es el país más polisémico del mundo. ¿Las causas?

Por un lado, la posición geográfica que sitúa al actual país en el centro de Europa. Por otro, su historia como una región sin una unidad política uniforme durante muchos siglos. Alemania ha sido casa de muy diferentes tribus y muy distintos Estados.

Una historia agitada y una unidad política tardía

El término utilizado para designar a Alemania puede resultar sin duda confuso por la intrincada historia de esta zona del mundo en los últimos 2.000 años. Sin duda, el nombre adecuado es motivo de confusión terminológica en alemán y otros idiomas. No está claro.

Mientras la noción de “Germania” es más antigua, sólo desde 1871 con la reunificación, Alemania constituye un estado-nación. Posteriormente, la partición de Alemania (1945-1990) ha hecho más complicado si cabe utilizar la terminología adecuada.

Empezando por Carlomagno, el territorio de la Alemania contemporánea se encontraba dentro de una unidad más amplia, el Sacro Imperio Romano Germánico. Era una unión relativamente independiente con gobernnates que regían sus propios territorios.

Ya en la historiografía del XIX y XX, el Sacro Imperio Romano Germánico fue a menudo considerado como el Deutsches Reich, creando un enlace con el posterior orgulloso estado-nación al fin creado en 1871.

Origen de los nombre de Alemania en las diferentes familias lingüísticas
Origen de los nombre de Alemania en las diferentes familias lingüísticas. Fuente: Wikipedia.

Multiplicidad de denominaciones

Deutschland es la palabra alemana utilizada para lo que en español conocemos como Alemania. El nombre, originalmente diutisciu land, significa “las tierras alemanas”. A su vez, la palabra diutisc significa “pueblo” o “popular”, de manera que la palabra Alemania en alemán sería literalmente “tierra de la gente” o “tierra del pueblo”.

Nosotros le damos el nombre de Alemania por los alamanes, uno de los pueblos que protagonizaron las invasiones germánicas. Por extensión metonímica empezamos a llamar así a todo el mundo germánico. Los alamanes (Alemanni en latín) se localizaron desde la parte alta del Rin hasta Alsacia y Suiza.

Pero Alemania en los idiomas escandinavos es Tyskland, en francés Allemagne, en Italiano  Germania, en Polaco Niemcy, en neerlandés Duitsland y en Árabe ألمانيا.

Nombres procedentes de Diutisc

Como se ha apuntado, diutisc significa “pueblo” o “popular” en Alto Alemán antiguo. A su vez, esta palabra procedía del término proto-germánico Þeudiskaz, que venía a significar “de la gente”. El mapa superior representa en azul las denominaciones que proceden de uno u otro modo de esta raíz proto-germánica.

El término era utilizado para diferenciar entre los hablantes de los idiomas germánicos y aquellos que hablaban variantes celtas o lenguas romance. La palabra que en italiano designa al “alemán” o procedente de alemania es tedesco, que procede también de esta raíz. En español también existe el término tudesco, referente a lo alemán.

El antónimo de diutisc en Alto Alemán Antiguo era wal(a)hisc o walesc, que significaba extranjero y proveía de la voz celta Volcae. En alemán, welsch se sigue utilizando para designar a lo extranjero, en particular de origen romance.

Distribución del alemán y zonas de implantación de las tribus germánicas
Distribución del alemán y zonas de implantación de las tribus germánicas. Fuente: Wikipedia.

Nombres procedentes de Germania

Todos los idiomas europeos que utilizan la raíz Germania en sus denominaciones aparecen en el mapa en verde más oscuro. El nombre Germania y sus variantes (Germany, en inglés; Germánija en ruso…) derivan del término latino para designar a esta región en el tercer siglo AC.

El origen del término parece ser un galicismo, al ser Germani como los galos llamaron primero a los pueblos que cruzaron al este del Rin. Lo cierto es que esas tribus no utilizaban esta denominación para autodesignarse. Los romanos adoptarían la denominación para llamar a estos pueblos Germanus (en singular) o Germani (en plural).

Julio César fue el primero en usar Germanus en un escrito cuando se refería a las tribus del noreste de la Galia en su Commentarii de Bello Gallico. Allí se refiere a cuatro tribus (Condrusi, Eburones, Caeraesi y Paemani), que fueron llamadas en su conjunto Germani.

Nombres prodecentes de Alemanni

El nombre Alemania (español) o Allemagne (francés) derivan de la tribu germánica de los Alemanni. Aparecen en amarillo en el mapa. Los alamanes, como son conocidos en español fueron una tribu Sueva (los suevos llegaron a ocupar en su conjunto casi la mitad de la actual alemania).

Concretamente, la palabra Alemanni proviene de la palabra proto-germánica Alamanniz que podría haber tenido uno o dos significados dependiendo del uso del prefijo “Al-“.

Si “Al-” significa “all”, entonces el nombre significaría “todos los hombres” (all+men) capaces o con derecho a luchar, lo que sugiere una confederación de grupos.

Pero si “Al-” viene del latín alius, “los otros”, los Alemanes vendrían a ser los “hombres extranjeros”, similar a la tribu de los alóbroges, una belicosa tribu celta de la Galia ubicada entre el río Ródano y el lago de Ginebra, de traducción “los extranjeros”.

Otros formas de llamar a Alemania

Los nombres Saksamaa (Estonia) y Saksa (Finlandia), en rojo en el mapa, son derivados del nombre de la tribu germánica de los sajones. La palabra Sajón, procedente del protogermánico sakhsan, se cree derivada de seax, palabra antigua para designar a los caballeros, que podían ser considerados “hombres de espada”.

Los sajones estaban localizados entre los valles del Elba y el Weser. Eran considerados por Carlomagno como feroces luchadores y como tales aparecen en numerosos textos históricos.

El exónimo eslavo nemets, nemtsy deriva del proto-eslavo němьcь, “el extranjero”. Vendría a ser “aquel que no puede hablar como nosotros” y denota la consideración de los alemanes o germanos como los de fuera, una entidad inconcreta que “no es nosotros”. Son todas las denominaciones que aparecen en el mapa principal de color violeta.

En letón y lituano los nombres Vācija y Vokietija (verde pistacho en el mapa) contienen la raíz vāca o vākiā. Se ha asociado con una tribu germana ubicada en Suecia llamada valagodos.

En cuanto a los nombres en Asia, a modo de resumen, la aproximación fonética del nombre chino para Alemania se acerca al adjetivo “germano”. A su vez, el nombre vietnamita para alemania se basa en el chino. El japonés, es una aprochimación fonética a “Dutch” y el coreano deriva de la denominación japonesa.

Y así hasta las mil maneras de llamar a Alemania.

4 COMENTARIOS

  1. El articulo esta muy bien elaborado. Coincide con lo que yo estudié de la Historia Alemana.
    Desde luego la denominación mas correcta es Deutschland y los derrivados de la misma.
    Porque yo no soy alemán, sino bávaro, como otro es sajon , francon, godo etc.
    Los italianos nos llaman correctamente tedescos por ejemplo, que es mas cerca a deutsch.
    De todas formas muy buen trato de este tema. Enhorabuena.

    • Muchas gracias Hermann por tu comentario, procedente de una voz autorizada. Nos hemos permitido el incorporar la denominación en italiano “tedescos” y hemos descubierto que el diccionario español también reconoce tudescos.

      Saludos,
      Gonzalo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here