Pokémon Go, la app que no podría existir sin tus datos geográficos

2

El fenómeno de Pokémon Go, con millones de personas enganchadas a la caza de estos personajes en ciudades de medio mundo está haciendo de oro a sus creadores, con la empresa Nintendo a la cabeza. La compañía especializada en videojuegos que está detrás del juego del año acumula una revalorización de su patrimonio del 120% desde el 6 de julio. Cifras nunca vistas para un juego que parece condenado a batir récords.

La creación de Pokémon
La creación de Pokémon. Fuente: @fer_novato.

Pokémon Go lleva a los jugadores a deambular en el mundo físico, en calles, parques y espacios públicos para atrapar pokémons. Lo cierto es que sin duda, Pokémon Go es un juego que, como la gran mayoría de las aplicaciones, vive de la geolocalización. En este caso, la geolocalización es vital para ir cazando pokémons. Así, el mapa se convierte en el escenario en el que se desarrolla este juego de realidad aumentada.

Pantallas del juego Pokemon Go
Pantallas y personajes del juego Pokemon Go

Algunos rumores hicieron en un primer momento pensar que Google podría estar utilizando los datos proporcionados por los usuarios para mejorar sus mapas. El 16 de julio un usuario de Facebook en Estados Unidos publicó en su muro que Pokémon Go era “un caballo de Troya” pensado para movilizar a los usuarios para llenar Google Maps de vídeos de sus casas, propiedades y los lugares que estos visitaban así como para proporcionar información a la Agencia Americana de Seguridad Nacional (NSA).

Post publicado en Facebook que dio lugar al rumor de que Google hacía uso de los datos de Pokémon Go.
Post publicado en Facebook que dio lugar al rumor de que Google hacía uso de los datos de Pokémon Go.

Aunque el post fue posteriormente eliminado, circuló a través de pantallazos en los que se copiaba el texto. Lo cierto es que Google se apresuró a desmentir el rumor diciendo que ninguna de las imágenes que pasan por el juego de Nintendo y Niantic se guardan en Google Maps, al ser compañías independientes. Por otro lado, la funcionalidad de utilizar la cámara del móvil puede ser desactivada, lo que también desmontaría esta tesis.

Pokémon Go y Google

Teorías conspirativas aparte, lo cierto es que los usuarios de Pokémon Go aceptan con su uso la cesión de su correo electrónico en el momento en que se dan de alta. Pero hasta hace poco la versión para iOS de Pokémon Go tenía para algunos usuarios acceso total a su cuenta de Google, lo que sin duda era un potencial riesgo de seguridad que exponía todos los datos almacenados en Google (correo, Drive…).

Login en Pokémon Go con la cuenta de Google
Login en Pokémon Go con la cuenta de Google

La aplicación solicitaba forzosamente acceso a la cuenta de Google para poder jugar, pero sin informar qué tipo de información es a la que tiene acceso. Niantic informó que el hecho de que Pokémon Go pidiera acceso completo a nuestra información en Google se debía a un error en la programación y que estaban trabajando en resolver dicho fallo.

¿De dónde saca el dinero Pokemon Go?

Pokémon Go es un juego de realidad aumentada y como tal, la gracia es que hay que capturar pokémons en el mundo real. De este modo, el juego utiliza nuestra ubicación para generar alrededor muñequitos que atrapar. Así, un pokémon de los de agua aparecerá en las inmediaciones de una zona de este tipo.

El juego tiene lógicamente acceso a tu localización, al tiempo que gastas en un determinado lugar, los datos obtenidos por medio de la geolocalización son almacenados en última instancia por el desarrollador Niantic y es de suponer que en algún momento las empresas que están detrás de Pokémon-Go.

Jugando a Pokémon Go en Anchorage, Alaska, Estados Unidos
Jugando a Pokémon Go en Anchorage, Alaska, Estados Unidos

De acuerdo con la política de privacidad de la aplicación, Niantic dice que podrá “compartir información agregada y sin identificación con terceras partes para investigación y análisis, determinar perfiles demográficos y otras propuestas similares”. Esto sin duda abre la puerta a la utilización del big data que genera Pokemón Go con otras empresas como podría ser Google llegado el caso.

Sin duda, cuando un juego es gratis, uno debe ser consciente de que por otro lado paga ese precio ahorrado. El precio en este tipo de aplicaciones está muy claro: es el de compartir nuestra información y privacidad hasta cierto punto. De este modo, en Pokemon Go, por ejemplo, Nintendo y Niantic podrán acceder a las capturas o fotos que uno realice con su ‘smartphone’ y por supuesto conocerán los sitios que sueles frecuentar.

Ha quedado claro que de la explotación de nuestros datos sacarán antes o después un buen mordisco. A esto se suman los pagos dentro de la propia app, algo que con hordas de seguidores enganchados al juego a buen seguro procurará unos considerables ingresos.

Un meowth en Madrid
Un Meowth en Madrid

Pero no hay que ser el más listo de la clase para deducir que el siguiente paso es el de lanzar ubicaciones patrocinadas para sacarle más tajada al juego. Es el negocio perfecto. Los datos para acudir a los anunciantes son “oro”, de manera que se podrá saber qué sitios son más frecuentados y pedir más por su patrocinio.

¿De dónde salen los mapas de Pokemon Go?

Desde su lanzamiento, algo que no ha quedado claro es de dónde provienen los datos geográficos que utiliza ‘Pokemón Go’ en sus mapas. Hay quien ve parecidos con otro juego de realidad aumentada producido por Niantic llamado Ingress. De hecho algunos datos de Pokémon Go parecen haber salido directamente de Ingress: los “portales” de Ingress se han convertido en las Pokéstops, tal y como describe ‘The Atlantic’.

Un fragmento del mapa de Madrid
Un fragmento del mapa de Madrid

Pero no está claro, según se explica la citada web, si Ingress proporciona todos los datos utilizados por Pokémon Go. Nadie parece saber de dónde sale el mapa sobre el que transcurren las búsquedas de pokémones. Y lo cierto es que los mapas son cosa seria… y cara.

Tanto es así que Nokia vendió su equipo de mapas como una compañía independiente por 3.000 millones de euros. Muchas ‘start-up’ beben por ejemplo de los mapas de OpenStreetMap, gratuitos y basados en el espíritu Wikipedia del conocimiento compartido.

Casualidad o no, la propia Niantic se salió del paraguas de Google hace un año. Esto podría sugerir que los mapas utilizados por la exitosa app podrían haber sido realizados por un equipo propio de mapas de Google. El consejero delegado de Niantic es el que fuera uno de los creadores del Google Earth, John Hanke.

Hanke creo Niantic en 2010, después de trabajar en Google Maps y de ayudar a conseguir un acuerdo para integrarlo en el primer iPhone. Creó los Laboratorios “diseñados específicamente para explorar el cruce entre las aplicaciones móviles y la geolocalización y el entretenimiento”, según declaró el año pasado en una entrevista con el Financial Times.

Lo cierto es que el texto legal de la aplicación no menciona ninguna fuente para el mapeo de datos, aunque sí dice que las licencias Pokémon utiliza permisos de otros productos de Google como Android. Sin duda es algo extraño porque todas las aplicaciones citan en sus licencias a los creadores de mapas digitales cuando los utilizan.

Incluso una de las bases de datos de información geográfica más completa y permisiva como es OpenStreetMap obliga a sus colaboradores a dar crédito de su utilización. Otra opción con la que se especula es que Pokémon haya utilizado un mapa del gobierno de Estados Unidos limitado e imperfecto llamado TIGRE, pero sin citar su existencia en absoluto.

2 COMENTARIOS

    • Gracias Mario, la verdad que el tema tiene sin duda su lado geográfico y muy relevante. Deseando leerte de nuevo por aquí!

      Saludos!

      Gonzalo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here