Sognefjord: el fiordo con mayúsculas

0

Una estrecha entrada de mar formada por la inundación de un valle excavado o parcialmente tallado por acción de glaciares. Eso es un fiordo. Y fiordos hay muchos a lo largo y ancho del planeta. En Alaska, Islandia, Groenlandia, Noruega, Escocia, Nueva Zelanda, Argentina o Chile. Se encuentran a partir de la latitud 50 en el hemisferio norte y a partir de la latitud 40 en el hemisferio sur.

Pero si hay un punto en el planeta característico por sus fiordos, sin duda es Noruega. Tierra de Vikingos, la costa occidental de este país escandinavo está plagada de ellos. Brutal en sus dimensiones, si hay un fiordo especialmente notorio, ese es Sognefjord (fiordo de Sogne), el más largo del país y el segundo más extenso del mundo, después del Scoresby Sund de Groenlandia.

Vista del Sognefjord
Vista del Sognefjord. Morten Rakk.

Situado en la provincia de Sogn og Fjordane, al oeste del país, su desembocadura está cerca de 75 kilómetros al norte de Bergen. Uno de sus brazos, el Nærøyfjord, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 2005. Con sus 204 kilómetros, sus paredes verticales atestiguan el paso de una antigua lengua glaciar. Por si fueran pocos méritos, el fiordo cuenta en su nacimiento con el glaciar Jostedal, el más largo de la Europa continental.

El fiordo alcanza su máxima profundidad en los 1.308 metros bajo el nivel del mar, equivalente a un edificio de 400 plantas. Las profundidades más grandes se encuentran tierra adentro. Cerca de su desembocadura, la profundidad se suaviza, tal y como es característico de estas formaciones costeras, y el fondo asciende abruptamente hasta los 100 metros de profundidad bajo el nivel del mar.

Los acantilados que rodean el fiordo alcanzan una altura desde el agua de 1.000 metros, e incluso más. Por su parte, en este fiordo de récords, el ancho promedio de la rama principal del Sognefjord es de cerca de 4,8 kilómetros. No obstante, en uno de sus tramos, es el fiordo más estrecho del mundo, con 250 metros de ancho. Una circunstancia que no impide que pasen por él barcos turísticos.

En las inmediaciones del fiordo se encuentra el hermoso pueblo de Flåm, situado en la parte interior del Aurlandsfjord, un fiordo dentro del Sognefjord. Es muy recomendable coger el Tren de Flåm, designado por la revista National Geographic Traveler como uno de los diez mejores viajes en tren de Europa y por Lonely Planet como el mejor viaje en tren del mundo en 2014.

La de Flåm es una de las líneas de ferrocarril con vías normales más empinadas del mundo, ya que presenta un desnivel del 5,5% en casi el 80% del trayecto. A lo largo de su recorrido, el tren permite ver parajes naturales fantásticos, montañas escarpadas, impresionantes cascadas y un total de veinte túneles.

El tren de Flåm. Fuente.
El tren de Flåm. Fuente.

En una sola hora, el tren conduce desde Flåm, situado a nivel del mar en el fiordo de Sogn, hasta lo alto de la estación de montaña de Myrdal en la meseta de Hardangervidda, a 863 metros sobre el nivel del mar.

El fiordo Sognefjord se encuentra a unas tres horas de Bergen, el Portal de los Fiordos Noruegos. Bergen es una ciudad rica en historia y tradición, que además tiene el encanto y el ambiente de un pequeño pueblo. Combina a la perfección la naturaleza con la cultura y con una intensa vida urbana. Desde allí se puen recorrer otros de los fiordos más destacados del país, como el Nærøyfjord o el Hardangerfjord.

Cómo llegar: una opción desde España es la de volar con Vueling, desde Barcelona, a Bergen.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here