Inicio Secciones Viajes Infinitos La vida entre murallas: ciudades amuralladas europeas (II)

La vida entre murallas: ciudades amuralladas europeas (II)

3

Retomamos la lista que iniciamos unos meses atrás sobre ciudades amuralladas europeas. Una buena excusa para recorrer puntos del continente que, tras una historia bélica, hoy se han convertido en lugares en los que trasladarse en el tiempo. Murallas que han permitido a las ciudades que han crecido alrededor sentirse orgullosas de un pasado que ven cada día con sus propios ojos.

11.- Lugo, España

Tal y como me recordó Juan Carlos en el anterior capítulo dedicado a las ciudades amuralladas españolas, faltaba Lugo en la lista. Aquí reparamos ese error. No en vano, la muralla romana de Lugo rodea el casco histórico de la antigua ciudad romana de Lucus Augusti, fundada en el año 13 antes de Cristo. Fue concebida para proteger a ese primigenio casco y desde entonces  ha perdurado, con escasas reformas, hasta la actualidad.

Murallas de Lugo por la noche. Fuente.
Murallas de Lugo por la noche. Fuente.

La muralla, con una longitud de 2.266 metros y coronada por 85 poderosas torres, delimita el casco histórico de la ciudad gallega. Como ocurre con la mayoría de las murallas que rodean ciudades ha pasado de ser un obstáculo para su evolución y crecimiento a ser un monumento integrado en la estructura urbana y un atractivo turístico importante para la ciudad lucense.

12.- Nördlingen, Alemania

Nördlingen se encuentra completamente congelada en su aspecto desde tiempos medievales. Encerrada por completo por una muralla que se puede recorrer en toda su extensión, el modelo urbano medieval de Nördlingen es único en Alemania.

Noerdlingen desde el aire. Fuente.
Noerdlingen desde el aire. Fuente.

Con sus cinco accesos entre torres de defensa, la ciudad es toda una aventura medieval para los visitantes, no sólo por sus murallas, sino por el aspecto del pueblo, con casas conservadas intactas desde el siglo XIV, en su época dorada.

13.- York, Inglaterra

Los cinco kilómetros de las murallas de York y su estado de conservación hacen que esta ciudad amurallada sea sin duda el referente de su especie en Inglaterra. El emplazamiento de la Muralla de York se remonta a tiempos de los romanos.

York siempre fue una plaza defensiva estratégica clave dentro de Inglaterra como omo base para defender el territorio de los enemigos venidos del norte. No en vano, en York aún rige una norma que permite a un inglés matar a un escocés con arco y flecha si éste se encuentra dentro del recinto de la muralla, cualquier día de la semana, eso sí, excepto los domingos.

Murallas de York
Murallas de York. Fuente.

Uno de los puntos más destacados del recinto amurallado de York es la Torre Multiangular, con sus casi 30 metros de diámetro y su división en diez partes. Como pasara en otras tantas ciudades, en 1800 se decretó derrumbar estas murallas. Habían caído en desuso e impedían la expansión de la ciudad. Afortunadamente fue tan fuerte la oposición a dicho decreto quea día de hoy aún se puede disfrutar de la muralla mejor conservada del país.

14.- Elvas, Portugal

Elvas es una de las pocas ciudades europeas que ha sido capaz de conservar gran parte de sus murallas medievales y todo su recinto abaluartado. Éste último, por su importancia, es uno de los ejemplos más significativos de este tipo de fortificaciones de los siglos XVII a XVIII. El sistema defensivo se reforzó con dos fuertes exteriores situados sobre dos colinas que dominan la ciudad. Se trata de Santa Luzía y Nuestra Señora de Gracia. Es de destacar que esta fortificación, una vez fue construida en su totalidad, jamás fuera tomada.

Vista aérea de la ciudad amurallada de Elvas.
Vista aérea de la ciudad amurallada de Elvas (Portugal). Fuente.
15.- Naarden, Países Bajos

El 1 de diciembre de 1572 la ciudad, que se había rebelado contra la corona española, fue tomada por las tropas españolas de Felipe II. De aquella invasión, en la que falleció gran parte de la población, sus muros medievales quedaron destruídos. De este modo, fueron construidas unas nuevas fortificaciones, que siguieron un diseño más moderno, a las que a lo largo del siglo XVII se fueron añadiendo mejoras. La ciudad ha conservado las fortificaciones y el foso que la rodea, de hecho es una de las pocas en los Países Bajos que todavía los conserva.

Naarden desde el aire. Fuente.
Naarden desde el aire. Fuente.
16.- Bourtange, Países Bajos

No salimos de los Países Bajos. Fort Bourtange es una ciudad-fortaleza con forma de estrella, situada en la localidad homónima, Bourtange, Groningen, en los Países Bajos. Fue construida en 1593 bajo las órdenes de Guillermo de Orange, conocido como “el Taciturno”. Su propósito original era el control de la única ruta que unía Alemania con la ciudad de Groningen, que estaba controlada por los españoles durante la época de la Guerra de los Ochenta Años.

Fort Bourtange. Fuente.
Fort Bourtange. Fuente.

Impecablemente conservado y embellecido con impresionantes jardines, setos y árboles, el recinto conserva su forma de estrella y ese encanto de los lugares que un día fueron contruidos para la guerra, pero que extrañamente hoy son lugares en los que encontrar paz.

17. Cittadella (Italia)

Su nombre lo indica claramente, Cittadella o Ciudadela en italiano es una localidad italiana situada en el Véneto, una región jalonada por pueblos construídos en su día para fines defensivos. Tal es el caso de como Bassano del Grappa, Marostica, Asolo o  Castelfranco Veneto. Entre el siglo XII y el siglo XIII la República Municipal de Padua empieza un fuerte impulso expansionista que la ve enfrentarse con los municipios vecinos de Treviso y Vicenza y por los que la zona llega a ser lugar de batallas. La fundación de Cittadella está insertada en esta contexto.

Cittadella. Vista aérea. Fuente.
Cittadella. Vista aérea. Fuente.

La muralla que rodea el gran casco histórico de Cittadella fue construido en fases sucesivas. Cuenta con 32 torres de diferentes tamaños, un foso de protección y cuatro puentes levadizos junto a las cuatro puertas de entrada. Sus paredes, de 14 a 16 metros de altura, fueron construidas con dos muros paralelos llenos de una base de piedras y cal. Hoy en día, las paredes están intactas a excepción de un tramo destruido en el siglo XVI.

3 COMENTARIOS

  1. Muchas gracias Gonzalo por la mención, pero sobre todo por escribir en tu estupendo blog sobre esta pequeña gran ciudad y su seña de identidad, la muralla romana, tantas veces olvidada incluso entre los propios lucenses que la han llegado a considerar, como bien dices, incluso una barrera al desarrollo, mal entendido, está claro. Por suerte actualmente es un tema olvidado y lo mejor de la muralla es que se trata de un monumento vivo, no solo se puede ver sino que también presenta un uso social para la gente de la ciudad, pasear, correr, incluso soñar con tiempos pasados ha hecho de ella parte indisoluble no solo de la ciudad, sino de los propios lucenses, te lo dice uno de ellos. De nuevo gracias y a seguir escribiendo, un saludo.

    • No hay de qué. Un gusto poder hablar de la muralla y de Lugo en el blog. Lo mejor de todo es que afortunadamente esa muralla sigue hoy en día en pie y esté fundida con la ciudad. A seguir disfrutándola. Saludos!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here